Opinión

Aprovechando las oportunidades del marketing

Ab. Sylvia M. Meneses Echeverría

Máster Internacional en Gestión y Marketing Deportivo

Kirolak Marketing Deportivo

@pilumeneses

kirolak.sportsmanagement@gmail.com

Hoy vamos con un tema refrescante e ingenioso.

Todos conocemos quién es Diego Forlán. El jugador uruguayo milita actualmente en Peñarol y es el futbolista con más partidos disputados en la historia de su selección. La trayectoria de Forlán es indiscutible, pasando por equipos como el Manchester United, Atlético de Madrid, Inter de Milán, Internacional de Porto Alegre, entre otros. Entre sus mayores logros a título personal encontramos dos “Botas de Oro” y el Balón de Oro como el mejor jugador del mundial de Sudáfrica 2010.

El pasado 18 de febrero nació Martin, el primer hijo del crack uruguayo. Al tiempo que esto sucedía en Montevideo, Forlán estaba en Lima para disputar un partido contra el Sporting Cristal por la Copa Libertadores. Sin importar la distancia, el delantero se las arregló para estar presente y teniendo a la tecnología de su lado pudo asistir al parto de su esposa a través la mundialmente conocida aplicación de Microsoft, Skype.

Pocos días después Microsoft no perdió la oportunidad para agradecer y felicitar a Diego Forlán a través de su cuenta oficial de Facebook: “Hay momentos imperdibles en la vida de cada uno, y con #Skype podés vivirlos incluso a kilómetros de distancia”, acompañado de una ilustración del uruguayo.

Y es que cuando de explotar tu marca y aprovechar las oportunidades se trata, no hay excusa que valga. Ni Microsoft ni Skype patrocinan al uruguayo, ni tampoco le pagan millones de dólares al año a Peñarol por un patrocinio deportivo. El gigante de las comunicaciones vio una excelente oportunidad de vinculación y se lanzó a aprovecharla. No necesitó de grandes inversiones, únicamente necesitó ingenio, creatividad y emoción.

Skype optó por la vía de lo emocional, de la experiencia, aquello que transmite y conmueve. Todos sabemos lo que produce el nacimiento de un bebé y eso fue lo que quiso transmitir la marca. Esa alegría indescriptible la sientes sin importar el lugar del mundo donde estés y qué mejor que poder “esperar” a tu primogénito sin perderte ningún detalle.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.