Ciencia

Aprende a beber agua correctamente y mejorará tu salud

Continuamente se nos recomienda beber agua para limpiar nuestro organismo y mantener una  buena salud, ¿pero sabemos cómo hacerlo?, la cantidad es importante.

EE.UU. El forma parte de los fluidos de nuestro cuerpo (orina, sudor, heces, jugos digestivos, saliva, lágrimas, etc.), pero además es necesaria para que las células de nuestro organismo funcionen con normalidad.

Pero también debemos saber que el agua no sólo la obtenemos bebiéndola, sino a través de todos los alimentos que la contienen, especialmente las frutas y las verduras.

Si el agua del grifo es de buena calidad, ésa será siempre la opción más saludable, económica y ecológica. Pero debemos asegurarnos que la calidad del agua en su origen y tras el paso por las tuberías llega en buen estado.

El agua embotellada es otra alternativa, siempre y cuando también sea de calidad. Finalmente, tenemos los filtros y las jarras osmóticas como alternativa.

El agua no debería tener ningún sabor ni olor especial. En general, se recomienda beber entre un litro y medio y dos litros diarios, es decir, entre 6 y 8 vasos. Con estos consejos que te ofrecemos a continuación verás como no es tan difícil.

Pero también hay que tener en cuenta cada situación. No es lo mismo en invierno que en verano, si hacemos ejercicio físico o una vida más sedentaria, etc.

Puedes empezar a aumentar la cantidad de manera gradual, por ejemplo bebiendo medio vaso más cada dos o tres días, y así hasta llegar a los 8. Mientras lo hagas irás viendo cambios en tu salud. Posiblemente tendrás más energía, mejorará el estado de tu piel, sudarás más, etc. Es decir, ayudarás a que tu cuerpo elimine mejor las toxinas y por lo tanto esté más limpio y vital.

El mejor momento del día para beber agua es en ayunas. Podemos beber hasta cuatro vasos de agua un buen rato antes de desayunar, siempre y cuando lo hagamos lentamente y sin que sea un sacrificio. Podemos ir aumentando la cantidad cada día un poco y al final sentiremos que es nuestro cuerpo el que la pide.

Si queremos evitar comer demasiada cantidad o demasiado rápido, beber un vaso de agua unos quince minutos antes de la comida es un consejo muy efectivo para reducir la ansiedad…

El momento más perjudicial para proponernos beber una gran cantidad de agua posiblemente es justo en la comida, ya que se nos mezclará con los alimentos y los jugos gástricos y empeorará nuestra digestión. Si la comida es bastante sabrosa posiblemente tendremos necesidad de beber un poco de agua, pero si nos acostumbramos a beberla antes, e incluimos alimentos frescos en la comida (ensalada, gazpacho, etc.) también tendremos menos necesidad de beber mientras comamos.

Por la noche puede ser beneficioso tomarnos un vaso de agua justo antes de acostarnos, siempre y cuando eso no nos obligue a levantarnos a media noche para ir al baño y empeoremos así nuestro descanso. (Internet/ La Nación)