Opinión

APLAUDIDA VICTORIA ECUATORIANA EN EL “MONTERRICO”

Por Silvio Devoto Passano

SIDEPA

 

 

 

Este día de reyes tuvo un sabor muy especial para nuestro turf, un inicio de año no esperado, hay que decirlo de manera clara, que en una Hípica pequeña como la nuestra adquiere, una mayor connotación, la victoria del jinete ecuatoriano DANIEL ALVARADO en la prueba principal del afamado hipódromo “Monterrico” en la capital peruana, reservada para caballos de cuatro años ganadores de tres y cuatro carreras sobre la clásica milla.

Tres látigos ecuatorianos participaron en calidad de “invitados”, acompañaron a Daniel Alvarado Manuel González y José Jurado. De ninguna manera fue cómodo el viaje a Lima, veinte y cuatro horas en un bus, por moderno que este sea, no es lo más aconsejable  para deportista alguno, menos todavía para un jinete que por vez primera sale de su país  y dos días después debe conducir un puro de carreras que nunca antes montó, en uno de los centros de carreras “grandes” de nuestro continente donde activan látigos de primerísimo nivel.

La prueba era muy difícil, el compromiso, de por sí altamente complicado, adquiría mayor exigencia por ser en un clásico programado en homenaje a nuestro querido hipódromo “Miguel Salem Dibo”, cuyos principales estaban  presentes en el palco del Coloso de Surco.

La pista de grama también era una “novedad” para el joven látigo del vecindario de Buijo, el césped “esconde” detalles que pueden incidir en carrera y los jinetes del patio conocen  la cancha como la palma de su mano.

La monta lograda a última hora, fue cedida por un turfman de excepción, don BERNARDO ÁLVAREZ CALDERÓN, propietario de la antigua y prestigiosa caballeriza “Couet” y el acreditado Haras “La Qallana” ante el requerimiento del principal de nuestra hípica, Santiago Salem Kronfle, con el que los une una sólida amistad desde hace muchos años.

El caballo, de nombre BOSE, tenía escasas posibilidades de figurar, menos aún de ganar, la cotización era 20/1 y era el séptimo menos jugado, resumiendo… poco menos jugado “tranquilo muchacho, trate de no hacer un papelón, guarde caballo para el final y chao”.

 Pero el muchacho tiene lo suyo, condiciones naturales para la profesión, esa picardía  que algunos llaman talento y la firme voluntad de salir adelante en base al esfuerzo, cuidado personal  y el diario aprendizaje observando siempre a los mejores, en la carrera aprovechó todo sin apurarse tras un poco favorable largada, se mantuvo siempre junto a los palos, acercándolo sin premura, y en tierra derecha, lo llamo al orden con subido rigor para entrar a dominar en los cien finales sin perder en momento  alguno la compostura… Lo escolto Dr. Bolito con Vilcarina a poco más de un cuerpo y tercero a una cabeza King Daddy con Edwin Talaverano.

El público peruano recibió con aplausos su retorno al pesaje, los boletos rotos no cambian la opinión de los entendidos, y la barra ecuatoriana festejó en grande este éxito  alcanzado en una hípica, la peruana, que ha sido nuestro más firme aliado desde los inicios del “Santa Cecilia” en 1956.

Felicitaciones a Daniel  Alvarado, una semana atrás sorprendió en Buijo con un impensado punta a punta sobre el sillín de Forty Dehere en los 1.800 metros del “Presidente del Hipódromo” y este sábado asombro en “Monterrico” en los estribos de BOSE, nombre imposible de borrar en la memoria de la afición hípica ecuatoriana.

No estamos tan lejos, hay mucha tinta para seguir escribiendo sobre este nuevo crédito de la fusta nacional.

La mano no viene mal en el campo internacional, tras lo de SEÑORITA en 1999, y el retorno a la “serie  del Caribe” con las figuraciones de Canelazo, Camila y el Kurdo.

Lo de DANIEL ALVARADO es por demás convincente y alentador.