Opinión

AÑO 2022 INCREMENTO HUMILLANTE DE LAS PENSIONES JUBILARES

Henry Llanes Suárez/ Quito

De escándalo, humillante y denigrante es el incremento de las pensiones jubilares para el año 2022. A continuación expongo una muestra de esta triste realidad.

Esta es una muestra de los cerca de 550 mil jubilados que existen en el país, y que, durante 30, 35, 40 o más años aportaron una prima mensual al seguro social obligatorio para recibir a cambio prestaciones médicas de calidad y el pago de una pensión jubilar de dignidad, pero en los hechos, existe todo un maltrato a los jubilados en la concreción de estas prestaciones.

GIOVANNA es una jubilada que vive en el Puyo, informa que en este año recibe USD 0.61 de INCREMENTO MENSUAL de la pensión jubilar. Al respecto manifiesta lo siguiente:

“Realmente no sé qué hacer, ya que mi tratamiento de PLASMAFERESIS cuesta $600 cada trimestre, estoy muriendo en vida, sino fuera que estoy en el proyecto, qué sería de mí, esa empresa paga mensual y me apoyo con ese sueldo extra”.

En la medida que pasen los años, Giovanna ya no podrá trabajar por el envejecimiento de su cuerpo.

La pregunta es ¿En qué condiciones socioeconómicas y de salud estarán los 550 mil jubilados de este país?

Existen varias causas de carácter estructural que afectan el manejo de los recursos del seguro social obligatorio y que producen daño emergente y lucro cesante al ahorro y al rendimiento financiero de sus fondos, especialmente del fondo de pensiones, por ejemplo, los USD 8.175,9 millones que debe el Estado al IESS2, se trata de una deuda que se viene acumulando desde el año 2006: USD USD 4.397,4 millones en materia de salud; USD 3.191 millones por concepto del 40%; USD 200 millones por no devolución del IVA; USD 727,3 millones del seguro social campesino, etc.

Por eso el actual presidente del Consejo Directivo del IESS nos dice, ya no hay plata para sostener el fondo de salud, apenas existen USD 76 millones cuando se necesitan USD 1.900 millones al año (Diario El Universo, 27 de diciembre de 2021).

“Los gastos son de $ 1.900 millones, pero ahora mismo tenemos un déficit de $ 500 millones” (Íbid).

Con relación al presupuesto del fondo de pensiones nos dice:

“Ahora mismo tenemos un déficit de $ 2.000 millones por año; los gastos que tenemos están por encima de los $3.500 millones, mientras que los ingresos llegan a $ 1.500 millones” (Íbid).

“Actualmente tenemos un fondo de $ 5.300 millones que nos permitirá salir adelante hasta el 2024. A partir de ese año, el fondo IVM prácticamente ya no existiría y habría un colapso” (Íbid).

En cualquier momento ya nos dirán, que no hay plata para pagar las pensiones, eso no les vamos a permitir, porque sería una estafa, saldremos a las calles con toda indignación.

Por eso es urgente reformar la Ley de Seguridad Social, nosotros lo vamos a hacer a través de la Iniciativa Popular Normativa, cuyo trámite ya lo solicitamos al Consejo Nacional Electoral (2022-01-21).