Realidades

Angelina Jolie: “No me gustó dirigirme a mí misma. No soy fácil como actriz”

Jolie camina con “Unbroken” hacia una nueva conquista: ser respetada como directora de cine, una faceta más de esta mujer que, como el protagonista de la película, parece ser capaz de todo, excepto dirigirse a sí misma.

NUEVA YORK. “No me gustó dirigirme mí misma. No soy fácil como actriz. Brad, en cambio, es un actor con el que da gusto trabajar”, aseguró la gran estrella del cine estadounidense en un encuentro con la prensa sobre la que será su tercera película como directora y en la que ambos interpretarán a un matrimonio infeliz.

En realidad, Angelina Jolie está estos días presentando ante la prensa internacional su anterior filme, “Unbroken”, que se estrena en Navidades en España y Estados Unidos, y con la que Variety la ha posicionado como posible candidata al Óscar.

Protagonizada por Jack O’Connell y escrita por William Nicholson y los hermanos Coen, es la historia real de Louis Zamperini, el hombre que apuntaba maneras como delincuente juvenil pero que se recicló como atleta olímpico en Berlín 1936 y fue héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la contienda pasó mes y medio en una barca en medio del océano y fue prisionero de dos campos de concentración japoneses, un periplo que justifica el título del filme (“intacto”). Y todavía en 1998 fue capaz de volver a Japón, correr con la antorcha olímpica y perdonar a sus captores.

 “No es una película sobre la guerra, sobre los estadounidenses o los japoneses. Es una película que pretende inspirar, que muestra a una persona que sobrevive a todo. Sobre cómo encuentras tu fe, tu fuerza ante la adversidad. Cómo te hermanas con el resto. Es una historia universal”, dijo Jolie.

La superestrella todavía se emociona cada vez que recuerda a Zamperini, fallecido el pasado julio y quien pudo ver una versión casi final del filme desde el hospital.

Jolie se sintió inmediatamente fascinada por su historia, que había pasado de mano en mano por Hollywood casi desde los años 50 (Tony Curtis quiso protagonizar su historia), pero que no encontró a nadie que tuviera el valor y la convicción para hacerla.

La actriz aseveró que Zamperini “no quería que su historia fuera sobre alguien excepcional, sino sobre un coraje que todos tenemos dentro”, y así, pese al tono clásico del filme, no ha querido elevarlo como un héroe al uso.

“Él tuvo una persona que le hizo creer en sí mismo, su hermano, que le hizo intentarlo una y otra vez, no rendirse nunca”, dijo.

Su satisfacción como directora es tal que le ha hecho pensar en dejar la actuación, aunque matiza los titulares recientemente aparecidos sobre una inminente retirada.

“No sé si me voy a retirar como actriz, como he leído por allí, pero lo cierto es que soy muy feliz de dirigir y no fui consciente hasta que lo hice por primera vez. Lo prefiero a actuar. Sigo sufriendo cuando me pongo delante de una cámara, pero me gusta contar historias y seguiré participando como actriz en algunas películas”, concluyó.  (Efe/La Nación)