Opinión

¡ANDRES PAÉZ!

Antonio Palacios Frugone / Guayaquil

Ecuador es un país pequeño, conflictivo, donde día a día nuestra convivencia se desenvuelve con diferentes politiqueros, que dicen diariamente luchan por elevar nuestras condiciones de vida, en un ambiente de paz, prosperidad y harmonía. Sinvergüenzas camuflados en organizaciones étnicas, partidos mal llamados políticos, donde la impunidad y el poder tienen que ser conseguidos a cualquier precio, no importa el número de muertos y heridos, ni la destrucción de la propiedad pública o privada, ataques a miembros del ejército y policía, secuestros, lo importante es quebrar el orden constitucional y así buscar la impunidad y el control del estado, siguiendo los pasos de Maduro, Ortega y compañía.

Estas letras no están dirigidas para exhortar al presidente el cambio que necesitamos para tener una mejor distribución de los recursos del estado en: medicina y educación; o la eliminación de impuestos y otras promesas de campaña que deben de ser atendidas inmediatamente. No le construya una avenida al correísmo, saque a esos enmascarados que tiene a su alrededor. Rectificando tendrá el respaldo del pueblo, caso contrario el repudio lo espera.

Al César lo que es del César y a Andrés Páez, lo que, con su tenacidad, su constancia y el amor demostrado a su ciudad y país, se ha ganado. El respeto, la admiración por sus intervenciones deben de ser resaltadas, Andrés no es mi amigo, jamás he conversado con él, como hombre público en muchas oportunidades no he coincidido en su manera de pensar y de hacer política, sin embargo, ha demostrado su coraje inquebrantable en su lucha, contra la corrupción, contra Correa y sobre todo por la defensa a su ciudad, siendo, su presencia una verdadera motivación para el despertar de los quiteños, lo cual debe ser imitado. Estoy convencido que Andrés Páez, sería un excelente alcalde para su ciudad.

Gracias Andrés de un guayaquileño que ha visto en ti, un ejemplo a seguir, espero que continúes adelante y elimines a los politiqueros de la actualidad, convirtiéndote en verdadero político de nuestro país.