Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

 

VAMPIRISMO BUROCRÁTICO

Reducir la informalidad laboral y el tamaño del Estado, simultáneamente, es evitar que haya personas que vivan de la sustracción del ahorro y del trabajo de otros; es reducir el vampirismo burocrático colectivista.

Para ello hay que eliminar la legislación distorsiva, demagógica, que establece una política salarial inadecuada, que hace que los emprendedores no puedan pagar esa remuneración impuesta por el hampa política, a la que no le interesa el país, le interesa los votos para mantenerse en su pestífero poder, por ello coincide con la dirigencia laboral negacionista de patria, que siempre exige aumento del salario mínimo, para justificar su perpetuación en la dictadura sindical, impidiendo la creación de trabajo formal, porque es excesivo el requisito para la contratación, lo cual provoca desocupación, informalidad laboral, por tanto, son el hampa política y sindical, los responsables del desempleo, de la carencia de estímulo para la inversión nacional y extranjera. Hay que congelar salarios mínimos, implantar la contratación por horas, rebajar impuestos, desinflar los salarios de la burocracia dorada, reducir el gasto público, para estimular la generación de actividades productivas, atraer la inversión, generar riqueza que se traduce en bienestar social. En resumen: menos burocracia, menos requisitos, más contratación por horas, más emprendimiento, igual, mayor libertad, superior progreso.

Pero nada de esto es posible realizar, con la actual estructura narcoestatal. Debemos desarmar el narcoestado para implementar un régimen jurídico liberador que genere seguridad.

Debemos comprender que, sin seguridad personal y jurídica, no hay libertad.

El modo de hacerlo es por Consulta Popular de iniciativa presidencial, con las 8 preguntas aprobadas por la CC, que son las únicas que eliminan las funciones e instituciones creadas por el narcoterrorismo internacional en 2008.