Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

LEY ANIMAL IRRACIONAL

Es inhumano preocuparse del supuesto bienestar animal, sancionar a quienes vulneran normas artificialmente impuestas por modas animalistas extravagantes, por aberraciones culturales ajenas a nuestra tradición; mientras a los seres humanos les asaltan, violan, extorsionan y asesinan sin la posibilidad de autodefenderse, porque -dentro de esta moda por la creación artificial de necesidades para otorgar derechos que se transforman en más burocracia para «hacerlos cumplir», y en más renta para el parasitismo estatal, a través de registros, permisos y multas-; no está permitido portar un arma para preservar la vida humana, la de la familia, la del entorno social, la de nuestros congéneres los animales, ni proteger nuestros bienes propios y de la Nación.

No obstante, destinan tiempo y dinero de los contribuyentes para preocuparse de perros y gatos o de la presentación de cerdos y pollos en el mercado, omitiendo de modo perverso, legislar a favor de la despenalización de la muerte y de las heridas, por legítima defensa, del porte de armas sin más requisito que no tener antecedentes penales, no estar vinculado directa o indirectamente al narcoterrorismo.

Más leyes propias de animales sin racionalidad, más estatalismo, llenos de prohibiciones, de foto radares, de permisos, de multas. Es repugnante la hiperinflación jurídica que existe en Ecuador desde la instauración del narco-Estado de «derechos», oclocleptocrático.

A este respecto, el sabio de la Escuela de Salamanca, Juan de Mariana decía: «Cuando las leyes son muchas y como no todas se pueden guardar, ni aún menos llegar a saber, a todas ellas se pierde el respeto».

Debemos exigir la derogatoria de leyes anormales que ignoran el derecho tutelar que los seres humanos ejercemos sobre nuestros congéneres, los animales.