Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores/Quito.

 

El conflicto del mandatario

El régimen afirma que en su conflicto armado «las estructuras criminales han perdido 1.100 MUSD». No obstante, sus armazones delictivos están intactos. Varios cabeza de fila de las organizaciones narco-terroristas siguen libres o han huido. De los cabeza de fila vinculados al hampa política que financian, lavan y hacen lobby, no hay ni uno procesado, peor detenido. Sus territorios y santuarios, siguen intocados. Sus caletas, bodegas, laboratorios, búnkeres, inmuebles, vehículos, aeronaves, siguen intactos.

Parece mofa. Pero según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga, entre 2021 y 2023 se incautaron en Ecuador 550 toneladas de cocaína. El precio de un kilo de cocaína en Europa cuesta 41.000 dólares; en EEUU 28.000 dólares.

550 toneladas de cocaína contienen 550.000 kilos. Dicha incautación significó para el crimen organizado una pérdida de 22.550 MUSD si la vendían en Europa y de 15.400 MUSD si la negociaban en EEUU.

Lo que la fuerza pública en el mundo logra incautar, dependiendo de su menor o mayor grado de eficiencia, corresponde entre el 10 y el 30% de lo que el crimen organizado trafica. Si las 550 toneladas corresponden al 30%, significa que lograron colocar en el mercado negro 1.833 toneladas de cocaína, lo que les reporta un ingreso de 75.153 MUSD si los vendieron en Europa y de 51.324 MUSD si los distribuyeron en EEUU. Tomando en consideración que el presupuesto general del Estado ecuatoriano para el 2023, es de 31.502 MUSD. El crimen organizado dispone de un ingreso anual de 25.051 MUSD, si coloca la cocaína en Europa, y de 17.108 MUSD, si la introduce en EEUU; por tanto, los 1.100 MUSD incautados, máximo, representan el 10% de los ingresos del hampa, mientras sus organizaciones criminales siguen intactas y la estructura jurídica narco-Estatal, diseñada para favorecer el delito y proteger a los criminales, se mantiene vigente. Avanzamos hacia la urbanización del país.