Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

EL SINIESTRISMO CAMBIA EL RELATO, PARA ENGAÑAR A ILUSOS E IDIOTAS

Los narcoterroristas reacomodan sus engañosas propuestas.

Ya no es «socialismo del s. XXI», «revolución ciudadana», sino el «gran salto democrático», la «revolución de la vida», «la economía descarbonizada».

Como siempre, el siniestrismo cambia de relato, pero concluye generando miseria, imponiendo tiranía; basta recordar el «Gran Salto Adelante» con el que el genocida Mao pretendió convertir a China en potencia industrial.

La «campaña de las cuatro plagas» (gorriones, ratones, moscas y mosquitos), formó parte del «Gran Salto Adelante». Después de matar mil millones de gorriones, los insectos arrasaron el campo, provocando la Gran Hambruna China de 1959 a 1961 que cobró la vida de cincuenta millones de personas, produciendo muerte, miseria y desolación.

De igual modo el «Gran Giro» impulsado por  Stalin en la URSS, otro asesino que sometió a su propio pueblo a trabajos forzados orientados a desarrollar la industria pesada de la Unión Soviética, mientras morían diariamente 1.000 disidentes esclavizados; a ello hay que agregar la «colectivización de la tierra» que provocó  deportaciones a campos de exterminio, asesinatos de campesinos, matanzas de animales, todo lo cual en la URSS generó hambrunas y epidemias durante 1932 y 1933.

Todo en el siniestrismo es miseria, opresión, esclavitud encubierta con propaganda triunfalista, mentirosa, para engañar incautos y exigir que las otras naciones observen irrestrictamente los «derechos humanos”, mientras ellos vulneran los derechos de su propio pueblo. El cinismo hace parte de su comportamiento político.