Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

DISCIPLINA Y PERSISTENCIA

 

Si alguien tiene la obligación de entender cómo funciona la organización social denominada Estado, somos los libertarios, porque tenemos el deber de explicar su admisión histórica por parte de las personas y sus desviaciones hacia el denominado «Estado de bienestar», desde finales del siglo XIX, que generó distorsiones en su funcionalidad y lo vuelve un organismo de mayor exacción que en su origen; puesto que más bienestar se logra, con menos intervención estatal, para lo cual hay que devolverle la responsabilidad del bienestar, a la sociedad desburocratizada, a la familia, permitiendo que las personas escojan, en base a su remuneración completa, sin retenciones, los seguros de vejez, salud, educación que más les convenga.

Del mismo modo, para que funcione la economía en la sociedad se necesita un marco disciplinador que le dan instituciones tales como el derecho de propiedad, la moral, el oro como medida de cambio. El oro es una institución económica con similar importancia que la libertad, la familia, el derecho de propiedad, el mercado; porque el dinero no lo crean los bancos privados, ni los bancos centrales. El dinero lo crea la sociedad, en cuanto lo acepta como medio de pago. La banca solo es intermediaria financiera del dinero que depositan en sus arcas, para prestarlo a quien lo requiere, bajo ciertas condiciones; no es creadora de dinero. Cuando actúa como tal, distorsiona las relaciones económicas, por ello es necesario un elemento disciplinador que en el caso de Ecuador lo ha representado la dolarización de mercado, y la persistencia empresarial, pese a la vigencia del  narcoestado ladrón y asesino; o el euro para Europa, que logró poner en comunidad de intereses, a países que antes eran enemigos.