Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

TRAICIÓN A LA PATRIA ES:

Segunda parte

 

Propiciar, auspiciar, realizar actos terroristas de vandalismo, saqueo, incendio, destrucción, secuestro de personas, extorsión, asesinato, tráfico de personas, de órganos humanos, armas, divisas, equipos, documentos, o narcóticos.

Ejecutar actos de violencia para infundir terror.

Organizar bandas para crear alarma social con fines políticos o criminales.

Impedir a los efectivos de la fuerza pública que mantengan y porten todo el tiempo, sus pistolas de dotación, cargadas.

Vetar u obstaculizar a los ciudadanos ecuatorianos que no tengan antecedentes penales, ni vinculación con organizaciones narcoterroristas, la tenencia y porte de armas, para precautelar su integridad personal, la de su familia, sus bienes privados y nacionales.

Incluir en las leyes y reglamentos castrenses y policiales, toda mención a “derechos humanos», porque degradan las órdenes, destruyen el mando, generan insubordinación, afectan a la disciplina, deforman la institución; tornando ineficiente e ineficaz toda acción militar y policial. Toda vez que quien ingresa a una institución castrense o policial suscribe tácitamente un contrato de adhesión, por el cual se somete a las normas, usos, tradiciones y costumbres de tales instituciones.