Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

TRAICIÓN A LA PATRIA

Primera Parte

Si tuviésemos presidente y legisladores preocupados por restaurar la República, habrían incluido nuevas conductas, al tipo penal descrito como traición a la Patria, sancionándolo con 40 años de reclusión e incorporándolo a los delitos imprescriptibles, contenidos en el Art. 233 de la Carta Chávez.

 Traición a la Patria es:

Acortar el presupuesto destinado a los servicios secretos de inteligencia, contrainteligencia y contrainsurgencia.

Adquirir naves, armamento, equipo militar con sobreprecio, el cual se deduce de los valores del mercado.

Transferir a instituciones dependientes del poder político temporal, los equipos de monitoreo, escucha, identificación de llamadas y otros especiales, destinados a los servicios secretos.

Debilitar los servicios secretos, trasladando su personal, a instituciones dependientes del poder político temporal.

Trasladar los servicios de migración e inteligencia, a instituciones del poder político temporal, extirpándolos de las instituciones de la fuerza pública permanente.

Permitir que el personal militar o policial entrene a grupos civiles no acreditados.

Autorizar el ingreso a las escuelas de oficiales y tropa de FFAA y PPNN, de personas vinculadas a organizaciones delictivas o narcoterroristas.

Eliminar el servicio militar obligatorio, toda vez que la presencia de grupos armados vinculados al hampa común, al crimen organizado y al narcoterrorismo, causan estragos sanguinarios que ponen en riesgo permanente a la población y se constituyen en una amenaza letal a la seguridad del Estado ecuatoriano, cuya respuesta ética es la organización militar para neutralizarlos.