Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

¿GOBERNABILIDAD?

Lo dijimos hace dos años, hoy la situación ha empeorado, sin embargo, no se adoptan los correctivos adecuados: «Desde que Lasso se acerca al narco-comunismo para lograr «gobernabilidad», comienza su desestabilización. Lo utilizarán, además, un sector de los que votamos por él, para que desarme la estructura narco-comunista, dejará de respaldarlo.

Lasso no debe confiar en «convenios» por «gobernabilidad»; sino en el respaldo social expresado en una Consulta Popular para recuperar el Estado de Derecho, que es lo que lo legitima como mandatario que cumple su palabra, asume el liderazgo del país. Caso contrario, lo tratarán como a Piñera en Chile. Acercarse al narco-comunismo, es un error con olor a traición, que le pasará factura de los dos lados.

Ante la amenaza del narcoterrorismo, el presidente, mientras se preocupa de la salud pública, la reactivación económica, debe disponer al CNE que convoque a Consulta Popular con las preguntas admitidas por la CC, mediante Dictamen 7-19-RC/19, de conformidad con el Art. 104 2do inciso. Con el resultado de la Consulta que es de obligatorio e inmediato cumplimiento para la Asamblea, de acuerdo al Art. 106 inciso final, debe proponer reforma constitucional, en base al Art. 442.

Su tarea inmediata es: Desconstitucionalizar el narco-comunismo. Establecer que toda protesta vandálica, es terrorismo. Otorgar garantías a la fuerza pública para que recupere la normalidad, cuando esta sea alterada por terroristas. Permitir que la población civil porte armas bajo control, para que se transforme en fuerza disuasiva, e impedir el agotamiento de la fuerza pública, por la dispersión y continuidad de la violencia terrorista.
Invitar a abandonar el país, a profesores, médicos, diplomáticos de países que auspician el terrorismo: Cuba, Nicaragua, Venezuela.

Expulsar a todo manifestante extranjero.

Convocar a la población, a asumir una actitud patriótica, a armarse, impedir la destrucción de bienes nacionales, defender los bienes privados. Los sucesos de Chile, Colombia, Ecuador 2019, son guerras asimétricas de primer nivel, anunciadas. Tenemos la obligación de prepararnos. No hacerlo es irresponsable, una torpeza de alto riesgo.