Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

NUEVORIQUISMO LUMPOSO

La corrupción generalizada es un fenómeno social que se presenta cuando la clase política «gobernante», no coincide con la clase social y económica dominante; es un modo de cubrir con dinero y bienes, esa brecha social. Por tanto, es mucho más proclive de aparecer cuando el siniestrismo se toma el poder, porque su principal receta, además de la dilución de la historia y el asesinato de la reputación, es, la lumpenización de la política, por la cual la bazofia social accede al poder, surge entonces el nuevoriquismo lumposo, producto del saqueo generalizado, irresponsable, rapaz, derrochador, de los bienes de la Nación; se lo observa en su mayor esplendor, en secretarías de Estado, legislaturas, judicaturas, prefecturas, alcaldías y sus entornos.

Cuando la clase social y económica dominante ejerce el poder, controla todos los bienes nacionales, tienen experiencia en aquello, lo hacen desde 1830, normalmente su riqueza proviene de prebendas estatales, no les conviene generalizar la corrupción en sus relaciones, sino monopolizar los servicios estatales, lograr canonjías en telecomunicación, petróleos, minas, puertos, seguros. En esencia, son menos corruptos que el siniestrismo, por conveniencia económica a largo plazo, más que por ética. El siniestrismo al ser cortoplacista, es más destructivo, corrupto y corruptor; la corrupción es su modo de consolidar poder.