Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

 

Día del trabajador

En primer lugar, el 1 de mayo día festivo en homenaje a los trabajadores, resulta inaceptable que se lo haya trasladado para el viernes 3 de mayo, porque igual el 1 que es el día de los trabajadores, salieron para efectuar sus marchas, protestas por la reivindicación de sus derechos, que insisto es el 1 de mayo, como en efecto así lo hicieron en las principales calles del Ecuador, lo que resulta por tanto dos días en que muchos trabajadores salieron a marchar y no trabajaron…

Dos. – resulta un discurso vacío y repetitivo, aquellos gritos destemplados de: no al modelo neoliberal, no a la venta de las empresas públicas, no al trabajo por horas, no a la precarización laboral, y otros lemas y frases clichés, que al gritarlas caen en oídos sordos y no producen ningún efecto…

Tres. – hubiese sido un día diferente, si en ese día, por ejemplo, tanto trabajadores, empresarios y autoridades del Gobierno, hubiesen desarrollado un evento, una audiencia pública, para tratar aquellos puntos en que todos obtengan beneficios, se aclaren puntos oscuros, y que de una vez por todas, los tres sectores, sienten las bases de un nuevo modelo de cooperación, entendimiento y objetivos comunes, para sacar al país de esta difícil situación económica y social.

Por otro lado, es necesario revisar las estrategias del Plan Fénix, nadie puede negar las buenas intenciones del Presidente y posiblemente de sus ministros, pero nadie en sus cinco sentidos puede cometer la imprudencia, de salir o dejar sus viviendas, sin las medidas de seguridad, con guardias, etcétera… De manera que hay que tomar duras decisiones y enfrentar con firmeza, a aquellos delincuentes, que enfrenten con cualquier tipo de armas, a las fuerzas de seguridad, ciudadanos y pueblo en general…

El Gobierno tiene que decidir si quiere que la ciudadanía colabore en el conflicto interno, flexibilizar la tenencia y uso de armas, porqué con las manos vacías y con la voz, sería suicida enfrentar a los criminales. La organización popular para defender la vida y bienes de los ciudadanos en sus diferentes barrios, es otra opción que la propia Policía Nacional, debería incluso instruir, para que actúen con conocimientos básicos de reglas de enfrentamiento, como asegurar los puntos más vulnerables, como activar que todos acudan ante un ataque o emergencia, y cuidado no estamos convocando a escenarios tipo la franja de Gaza, pero los que viven en ciudadelas protegidas y con guardias de seguridad, desconocen que hay muchos sectores en que en cualquier hora, se presentan los criminales y cometen robos, asesinatos, secuestros, vacunas, convirtiendo esos sectores en una jungla, una selva, en donde reina la barbarie y la muerte…

Protección y orden, paz y seguridad, bienestar y desarrollo, tendremos alguna vez algo de esto, o seguirá siendo un sueño…

Semper Fi.