Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

CUESTIONAR EL SISTEMA HASTA DESARMARLO

La estrategia política no es un asunto de valentía o miedo, sino de inteligencia orientada a lograr el propósito.

No es fácil, ni es cómodo, escribir contra el sistema.

Si lo fuera, muchos lo hicieran, en lugar de halagar a los burócratas que en ejercicio del poder delegado cumplen su función y cobran un salario por hacerlo.

Quien, desde la ciudadanía, sin salario, escribe, actúa contra el sistema, lo enfrenta; y sabe que al hacerlo es perseguido, es eclipsado, es marginado, es invisibilizado, es mal visto por la burocracia y sus serviles.

La lucha es contra el sistema, contra la estructura jurídica narco-Estatal, con la que están de acuerdo tanto la derecha, como la izquierda, coludidas con el hampa común, por lo que se constituyen en hampa política.

Identificar el problema, es encararlo, y hacerlo, requiere firmeza, valentía e inteligencia.

De igual forma, es demencial pretender cambios, manteniendo inalterada la estructura impuesta por el narcoterrorismo internacional.

No identificar al narcoterrorismo internacional como el gran enemigo de Hispanoamérica y por tanto de Ecuador, es un error histórico imperdonable, porque es el gran corruptor de las derechas, de las izquierdas, de las socialdemocracias, y de los populismos. Basta revisar la actual situación política desde México a Chile, pasando por Colombia, Ecuador y Argentina.

Eso es lo que hay que desarmar; y al hacerlo, se destruye la organización crapulosa que controla el hampa política internacional, a través de sus lacayos locales.

Es irrelevante frente a la agresión del narcoterrorismo internacional a Hispanoamérica, frente a la penetración y destrucción del Ecuador, concentrarnos en atacar en lo personal a Glas, a Atamaint, a Nebot, a Bucaram, a Rivadeneira.

Mientras no se ataque el sistema corrupto y corruptor que propicia la reproducción de más de los Atamaint, los Glas, los Nebot, los Bucaram, los Rivadeneira iguales o peores a los actuales; no lograremos salir del pantanal en el que nos hundimos cada día que pasa. Hacerlo, es distraernos.

Las águilas no se distraen por lo que hacen los cuervos a su alrededor, se concentran en la presa mayor.

No volveré a explicar la estrategia. Es desgastarse en intrascendencias.

Nos debe importar Hispanoamérica, nos debe importar el Ecuador. Debemos ser ejemplo de libertarismo y para hacerlo, hay que crear doctrina, pensamiento, hay que escribir y difundir las ideas libertarias adecuadas a nuestra situación. Difundir para que el pueblo aprenda a identificar al gran enemigo, a la gran presa a la que hay que desgarrar su cerebro, sus entrañas y actúe con táctica, cumpliendo las diferentes fases de la lucha, hasta lograr destruir la causa de nuestros males que es el narcoestado, impuesto en Hispanoamérica por el narcoterrorismo internacional.

No es de valientes precipitarse a las fauces del enemigo. Todo lo contrario, es torpe e irresponsable actuar de ese modo. La muerte nos debe llegar con el arma en la mano, cuando hayamos cumplido la misión, no antes.