Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

LA APLICACIÓN DE LA LEY REQUIERE ESTUDIO ECONÓMICO

Para que una norma jurídica surta efecto, la sanción debe multiplicarse por la probabilidad de que el infractor sea atrapado o neutralizado.

Revisemos un hecho: Para controlar la piratería en el Índico, la Unión Europea pensó movilizar naves militares, una política adoptada desde el Estado, al consumidor. Al aliarse con Japón, surgió la solución desde el mercado, hacia el Estado. Decidieron que cada barco evalúe sus riesgos y contrate su seguridad, dejando al consumidor la solución del problema, que se concretó en instalar en cada barco pesquero y mercante, al menos dos hombres armados. El apoyo estatal consistió en permitir que las empresas navieras y de seguridad, utilicen material bélico, sin especificar calibres, tipos de armas, etc., para responder con efectividad ante el ataque de los piratas.

Desde que asumieron esa medida privada de seguridad, la respuesta defensiva fue contundente, ya no hay asaltos en el Índico. El costo fue bajísimo: dos personas armadas con fusiles y autorización para neutralizar piratas. Cada empresa asumió sus costos. No hubo necesidad de sustraer el ahorro de los contribuyentes, para sufragar gastos en seguridad estatal ineficaz, por la inmensidad de la superficie marítima que tendría que patrullar, para proteger a las empresas.

Si la defensa básica la asumieran los ciudadanos, se reduciría el gasto en la seguridad pública. En consecuencia, debe devolverse el derecho de las personas, a precautelar su integridad personal; permitiendo el porte de armas. De ese modo los efectivos militares y policiales altamente entrenados, serían utilizados en casos extremos, porque los ciudadanos tendrían capacidad de defensa, desestimulando el crimen descongestionando la intervención de la fuerza pública. Actualmente nos encontramos en indefensión, frente al hampa, con una fuerza pública ineficaz, por la cantidad de personas que debe atender. La solución es la que adoptó la Unión Europea y Japón frente a los piratas del Índico.