Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

EXCESO DE LEYES, FUENTE DE CORRUPCIÓN

 

Para recuperar el Ecuador, necesitamos varios años de intensa reeducación en valores morales, cívicos, patrióticos, históricos, culturales, religiosos, éticos, en los cuatro niveles de instrucción y en todas las instituciones.

Reinstaurar el servicio militar obligatorio por dos años varones, un año mujeres.

Exención del 20% de impuestos, a quien clasifique y recicle la basura, mantenga su vereda limpia, con jardinera, la casa pintada y destine un espacio en el suelo, la terraza, o los balcones, para sembrar plantas y criar animales pequeños, para su entretención y manutención.

Así como al propietario de inmuebles rústicos que destine el 20% de su propiedad, a preservar el bosque autóctono y las fuentes naturales de agua.

Exención del 20% en el pago de la matrícula vehicular, a quien durante el período no haya cometido infracciones.

Al hampa política no le interesa restaurar valores en la sociedad, porque medra del caos.

Por ello crea leyes para todo, porque la ley es la fuente del abuso y la corrupción de la que se nutre el hampa común y política. En Ecuador existen por lo menos 270 leyes, sin contar con regulaciones, ordenanzas, decretos, reglamentos, resoluciones. Por ello surge el aforismo: «Hecha la ley, hecha la trampa». Mientras más regulaciones, mayor es la corrupción.

De ahí que Juan de Mariana, excepcional profesor de Salamanca decía al respecto de la proliferación de leyes: «Es loco el poder y mando, cuando las leyes son muchas y como no todas se pueden guardar, ni aún menos llegar a saber, a todas ellas se pierde el respeto».