Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

 

¡SUFICIENTE! NO SE ENSAÑEN CON ECUADOR

 

Gane el sí o gane el no, todos perdemos, mientras no se elimine el narcoestado, que es la causa de nuestros problemas.

El régimen no tiene política de Estado.

Actúa por lo que se le ocurre: Se escapó un jefe del hampa, emitió un decreto de excepción, hasta hoy no lo arresta. Se escapó otro jefe de banda, emitió el decreto 111 que dispone neutralizar (abatir) terroristas, «respetando los derechos humanos», tampoco lo encuentra. Hace cuatro meses se «refugió» en la embajada de México -un delincuente, jefe de la facción narcoterrorista con la que pactó el régimen-, recién se dio cuenta que se quiere escapar.

Como tiene la obsesión por ganar la consulta de popularidad, para afianzar su triunfo en la elección del 2025, lo utilizó, sin importarle las consecuencias.

Para impactar en el electorado, armó un show de irrupción a la embajada.

En resumen: ningún jefe de banda ha sido arrestado mediante similares operativos, continúa la inseguridad, los asaltos, las extorsiones, los asesinatos.

La mejor política exterior es tener una saludable política interior.

Nada más pernicioso para la política interna ecuatoriana, que mantener vigente las funciones, instituciones y regiones, impuestas por el siniestrismo internacional, en cumplimiento de consignas forosaopaulistas, actualmente subordinadas a los designios de los del «grupo de Puebla», cuyo intervencionismo lo financia el régimen mexicano, coludido con el narcoterrorismo internacional, que reiteradamente rompe el principio de no injerencia en la política de otros países. Lo hizo con Perú, con Argentina, con Ecuador.

La mejor respuesta de un régimen con política de Estado hubiese sido desbaratar el andamiaje narco-Estatal, diseñado por los del grupo de Puebla, que hoy piden sanciones para el Ecuador, cuyo pueblo no tenemos por qué pagar por irresponsabilidades de nuestros mandatarios. Ya condenó la OEA, la intrusión en la embajada. ¡Suficiente! Canallas narcoterroristas. ¡Suficiente!