Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

ARISTÓTELES Y LA CONSULTA POPULAR

Aristóteles decía que al que pregunta lo obvio no hay que explicarle, sino castigarle.

Al narcoterrorismo, al rataelismo no le interesa ni el sí, ni el no; les da lo mismo.

Por eso aparentan oposición, para que nosotros creamos que las preguntas de la consulta les afectan a ellos, entonces apoyemos el sí.

Lo único que le importa al narcoterrorismo, es mantenernos distraídos con el sí y el no.

De ese modo se aseguran de que continúe inalterado el narco-Estado instaurado en la Carta Chávez, a través de las funciones de Transparencia, Electoral, de las instituciones CPCCS, CNE, de la Asamblea Nacional, del Consejo de la Judicatura y las regiones.

Como esta consulta no altera las funciones, ni modifica las instituciones creadas en la Carta Chávez, al estar llena de obviedades, es más inservible que la consulta de Lasso.

Por tanto, votar sí, es autoengañarnos, porque no eliminamos la causa de nuestros problemas, que es mantener intacta la estructura jurídica narco-Estatal.

Mientras que, al votar no, le decimos al mandatario que nos damos cuenta de que las preguntas son inocuas, que le exigimos preguntas estructurales, para desarmar el narcoestado, no preguntas obvias, de maquillaje, para que todo siga igual.

Mientras no eliminemos la causa, que es la estructura narco-Estatal, no eliminaremos sus efectos que son: inseguridad social, inseguridad jurídica, corrupción generalizada, fraude electoral, injusticia, impunidad. ¿Es difícil entender que lo que le afecta a lo principal (causa = narcoestado), altera a lo secundario (efecto = inseguridad, corrupción, fraude electoral, injusticia, impunidad)?

¿Es complicado comprender que atacando los efectos (inseguridad, corrupción, fraude electoral, injusticia, impunidad); no se elimina la causa (estructura jurídica que instauró el narcoestado)?

Toda acción (instauración del narco-Estado) tiene la reacción equivalente (institucionalización de la inseguridad, de la corrupción, del fraude electoral, de la injusticia,  de la impunidad).

Antes existía corrupción, inseguridad, fraude electoral, injusticia, de modo aislado, excepcional. Con el narcoestado se generalizó, se normalizó, se institucionalizó.

Aspiro haberme hecho entender.