Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

 

¿FUNCIÓN SOCIAL?

 

Debemos estar conscientes que desde que la propiedad debe cumplir una «función social», se nos ha privado del derecho de propiedad, en el concepto primordial de los romanos: el «dominium», que comporta ejercicio pleno de poder soberano; porque desde ese momento, solo poseemos el usufructo sobre nuestros bienes y rentas, porque el Estado ratero puede expropiar, para el cumplimiento de la «función social», multar por incumplimiento de la «función social», e imponer tributos.

Lo mismo sucede con el manejo del dinero.

Hay dinero de los cuentacorrentistas, de los ahorristas, que lo manejan los bancos.

Hay dinero usurpado del ahorro de los contribuyentes, que lo manejan las instituciones burocráticas públicas.

El dinero que presta el Banco no es dinero del Banco, es el dinero de los depositantes.

El dinero que dispone el Estado no es dinero público, es dinero que previamente robó a sus asociados, mediante el ejercicio coercitivo que nos obliga a entregarle un porcentaje de nuestras ganancias, a cuya exacción la denomina «impuestos».

Esta usurpación es justificada para el cumplimiento de dos funciones: otorgar seguridad interna, externa y justicia penal.

Cualquier cobro adicional, para otros rubros, es una extorsión inaceptable.

Cuando pensemos de esta forma, entenderemos que el Estado existe por coacción, que de nosotros depende frenar el despilfarro burocrático, provocar la menor intervención estatal y conseguir mayor libertad.