Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Teran/Quito

 

JAMÁS GANARON

 

2006 un intrascendente que jamás hizo nada en beneficio social, llegó a la presidencia, por la infiltración del socialismo del s.XXI en el Tribunal Supremo Electoral, a través de «apagón electoral»; lo que se corroboró en 2007, con la destitución de los 57 diputados que se oponían a la Constituyente y la dolosa ayuda económica de la narcoguerrilla, evidenciada en los documentos encontrados en el campamento del «canciller» de la FARC.

2009 se localizó en el Supermercado Santa Isabel de Guayaquil, un centro de cómputo clandestino, que «ejecutaba un plan de contingencia» a través de la empresa Digital Team.

2011 los delegados de la OEA denunciaron que, en las elecciones, el 63.61% de las actas tenían inconsistencias entre el número de votantes y el número de votos.

2016 el periodista Carlos Vera denunció que el jefe de informática del CNE, Marcelo Olivo, fue jefe de informática en el movimiento al que pertenecía el régimen.

El asambleísta Gilmar Gutiérrez denunció que el padrón electoral para los comicios del 2017 registró más de 13 millones de personas, mientras los habilitados para votar no superan los 10,2 millones.

2017 el candidato Guillermo Lasso denunció fraude electoral ante la misión de observadores de la OEA.

2018 Diana Atamaint fue nombrada vicepresidente del CNE.

El exdiputado Diego Delgado Jara denunció que el padrón está inflado en 1’800.000 empadronados ficticios, a servicio del régimen.

2019 el jefe de la misión de observadores de la OEA, Kevin Casas, denunció irregularidades en el proceso electoral.

El periodista Martín Pallares denunció el asesoramiento en el proceso electoral ecuatoriano, de Lucena Tibisay, la autora de todos los fraudes electorales en Venezuela.

El siniestrismo, integrado por: narcoterroristas, rataelistas, indigenistas, sindicalistas, nunca ganó una elección, no obstante, ejercen poder; en tal razón, nos considera estúpidos.

Nos tratan como idiotas.

Creen que si ellos proponen votar no en la consulta, nosotros, los antisiniestrismo, los libertarios, por darles la contraria, consideraremos que la consulta es beneficiosa, que no es de falsa bandera y, en consecuencia, votaremos afirmativamente.

Piensan que carecemos de análisis crítico, que no nos damos cuenta de que de ése modo el siniestrismo logra mantener inalterada la estructura jurídica narco-Estatal creada por ellos en Montecristi.

Consideran que somos incapaces de percatarnos que lo que le interesa al siniestrismo, es mantener la estructura jurídica narco-Estatal intacta, para seguir haciendo fraude y «ganando elecciones»; mientras imperceptiblemente nos aproximamos a la cubanización del país.