Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

 

ESTADO BUROCRÁTICO

Polonia es un laboratorio de la transformación de la sociedad. Originalmente se organizó en comunas rurales, donde no había distinción entre guerreros y agricultores, pero cuando los polacos extendieron sus territorios, surgió la necesidad de defenderlos. Los jefes de las tribus se rodearon de individuos cuya ocupación eran las armas, la guerra. Los guerreros estaban distribuidos en las áreas rurales, exentos de labores de producción en el campo, no obstante, recibían la porción de alimentos igual que el resto de su comunidad.

En un primer momento su presencia fue aceptada e inclusive deseada. Con el tiempo un segmento social se habituo a la organización militar, mientras el otro segmento se dedicaba al uso del arado y a la producción agropecuaria. Posteriormente, los guerreros devinieron en patrones, luego en nobles, mientras que los campesinos, otrora compañeros, se convirtieron en siervos. En 1333 el rey Casimiro de Polonia, intentó detener la insolencia nobiliaria, y cuando los campesinos se quejaban de abusos de los «nobles», les instaba a utilizar piedras y palos. En 1537 la «nobleza» polaca, forzó a los campesinos y burgueses a vender sus tierras a los «nobles». Además, exigió al rey polaco que realice negociaciones con el Papa para que, en Polonia, solo los «nobles» sean admitidos en el sacerdocio. De ese modo excluyeron del acceso al poder y a mayor estatus social, a burgueses y campesinos.

Con el tiempo, la cualidad más característica de la clase dominante polaca fue la riqueza, más que el valor militar. Para ello creó un sistema jurídico tutelar de la propiedad privada, de tal modo que la ley rebase la presencia de la fuerza militar para defenderla. Entonces cambió la estructura del Estado feudal, al Estado burocrático actual, donde el valor militar está subordinado a leyes que restringen su primigenia importancia, transformando el guerrero autónomo, en un soldado sumiso, sometido al poder burocratizado.