Opinión

AMORES ¡Libertad!

Dr. Orlando Amores Terán/Quito

DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

 

El ordenamiento educativo se sostiene en tradiciones que no utilizan métodos que permitan aprender y enseñar a desarrollar la facultad humana de la inteligencia, a desarrollar el pensamiento abstracto.

Todo lo contrario, se impone adoctrinamiento a través de una curricula diseñada por un organismo burocrático estatal que debe desaparecer o transformarse, porque actualmente no tiene más estímulo que agradar al régimen de turno. Con lo cual, tanto la escolaridad básica, como las carreras profesionales por sus planes de estudios, nada tienen que ver con el desarrollo de la inteligencia, para enfrentar los desafíos de la evolución del conocimiento y colocar a la nación a la vanguardia de las técnicas del aprendizaje. Transformando el proceso educativo en una actividad libre, provechosa, orientada a generar progreso, bienestar, desde una concepción formativa cívica, de valores, euríloga, eminentemente despolitizada, que estimule la iniciativa individual en el ámbito educativo para que las personas independientemente de sus particularidades como personas, tengan acceso a una educación que enseñe a desarrollar la inteligencia, como herramienta del saber, para lograr prosperidad personal y nacional que le permita acceder a la evolución civilizatoria de la humanidad, con el fin de contribuir a diversificar, desconcentrar el capital, superar las barreras al desarrollo económico, dinamizar el empleo por horas y aptitudes, por encima de la formalidad cartular, a fin de provocar una mayor inclusión de la sociedad en el desarrollo general; todo lo cual redunda en mayor satisfacción de las necesidades básicas de alimentación, vivienda, educación, salud y recreación.