Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

CONSULTA FAVORABLE AL NARCOTERRORISMO

 

Ninguna teoría, ninguna propuesta económica, social, de seguridad, por brillantes que sean, prosperarán, si no partimos del hecho que en 2008, en Ecuador, a través de «constituyente» se instauró un sistema jurídico que estructuró el narco-Estado plurinacional oclocleptocrático.

Es esa estructura constitucional narcoterrorista, la que hay que desarmar mediante Consulta Popular, con las preguntas incluidas en la Reforma Constitucional aprobada por unanimidad, por la Corte Constitucional en 2019, mediante Dictamen 7-19-RC-19, para recuperar la República.

Desbaratado ese andamiaje, debemos derogar leyes, para restaurar el Estado de derecho, afianzar la libertad, la propiedad, la familia y la dolarización de mercado, eliminando el intervencionismo estatal. Antes, manteniendo la actual estructura jurídica, es ocioso hacer enmiendas «constitucionales» o reformas legales, dejando intacto el narco-Estado institucionalizador de inseguridad; desarme a la población civil; anulación de la legítima reacción de la fuerza pública ante el hampa; sometimiento a leyes diseñadas para favorecer el delito y proteger criminales; fraude electoral; abuso de bienes nacionales; corrupción; injusticia e impunidad.

Hemos estudiado todas las posibilidades: retorno a la Constitución del 98, a través de Referéndum; constituyente; destitución de la Asamblea. Llegamos a la conclusión que no hay otro camino que la Consulta Popular de iniciativa presidencial, con las preguntas aprobadas por la CC, mediante Dictamen 7-19-RC-19. Debemos utilizar las normas vigentes, no hacer elucubraciones teoréticas de Derecho comparado, porque no son parte de nuestro ordenamiento; ni propuestas retrógradas, como «constituyente», porque benefician al socialismo del s.XXI.

Consulta que no elimina el narco-Estado, es funcional al narcoterrorismo.