Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

TIERRA DE LIBRES

No puedes razonar con la perversidad, ni con la maldad.

La perversidad tiene un componente de inmoralidad, mientras la maldad comporta crueldad.

Tanto la maldad, como la perversidad arranchan lo que quieren, saquean, vandalizan, extorsionan, engañan, asesinan, no se detienen hasta tener lo que desean.

La maldad seguirá siendo mala, al igual que la perversidad, vil, hasta destruirte o matarte.

Debemos entender que la única forma de ganarlas es siendo más malos que la maldad y la perversidad juntas.

O defiendes tu tierra o la pierdes.

Nadie te juzgará por cómo lo hiciste. El cómo, es la preocupación de los pusilánimes.