Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán /Quito

MÁS DE LO MISMO: REPUGNANCIA

Los siglos XV y XVI que son de esplendor, de descubrimientos, enterraron la edad media oscura, pobrista, eminentemente comunista, donde la premisa fue: «Dios ama a los pobres»; «ningún rico entrará al reino de los cielos»; «el que tiene capa divídala y dé al que no la tiene». Esta concepción, cambió el octavo mandamiento: no robar, por «no comerciar».

El narcoterrorismo, autodenominado socialismo del s.XXI, nos devolvió hacia el medioevo. El feudo esclavista mutó en el Estado ladrón omnipresente, con discursos pobristas e igualitarios que son muestra de la mayor torpeza porque no existen dos gotas iguales, aún cuando provengan del mismo chorro de agua. Sostener igualdad es una cobardía e incoherencia, porque da la espalda al principal deber humano que es respetarse a sí mismo, respetando la libertad ajena, en la construcción de su proyecto de vida.

En esta disyuntiva, unos estarán por el parasitismo estatal, por el pobrismo, otros estaremos por la iniciativa privada, el emprendimiento autónomo, que evita los «mesías» que nos invitan a inaugurar el cielo en la tierra, a través de la «revolución pobrista e igualitaria», cuyos ejemplos desastrosos de neoesclavitud son la URSS, Corea del Norte, Cuba, donde se idolatra a un cretino que lidera el Estado ladrón, cuyas directrices son aceptadas sin cuestionamiento,

Lo único cierto, es que, para salir de la pobreza, solo hay una fórmula válida: crear riqueza. Mientras más ricos somos, el nivel de pobreza disminuye.

Desde esta perspectiva, las preguntas propuestas por el mandatario mantienen incólume el narcoestado ladrón y criminal, pretenden otorgar las atribuciones que disponía la fuerza pública, cuando gozaba de autonomía, respeto y el fuero correspondiente a su especializado y sensible ejercicio castrense y policial, las mismas que las perdió al instaurarse el narcoestado.

No obstante, mantienen desarmada a la población civil; no derogan los requisitos estúpidos del Decreto de porte de armas emitido por Lasso; no declaran a las organizaciones criminales vinculadas al narcoterrorismo, como narcoterroristas.

Todo lo cual, volverá a provocar, el desgaste y degradación de la fuerza pública en una lucha desigual, generada por el narcoestado vigente, donde el hampa común, el hampa política y el terrorismo, gozan de legislación favorable, que antepone los derechos humanos, el garantismo penal, y el debido proceso, de los delincuentes y terroristas, al interés general de la sociedad, sus instituciones y las víctimas.

Otra Consulta inservible, engaña bobos, para que la estructura pestífera narco-Estatal evidenciada en el caso Metástasis, siga igual. Demuestra estricto cumplimiento del oscuro pacto, funcional al narcoterrorismo internacional, autodenominado socialismo del s.XXI. No tenemos mandatario, sino un peón del Foro de Sao Paulo.