Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

HOMO MASSA

 

En la isla-cárcel de Cuba, la degradación del ser humano, el deterioro de la individualidad que lo hace persona y lo diferencia de los «muebles parlantes» de la «revolución», es evidente. Seres que a fuerza de actuar como «hombres masa», de obedecer lo que ordena el partido, lo que dispone el jefe, perdieron su individualidad, su libertad, su propiedad, su familia. Hoy, son contados como semovientes desechables, de la «revolución».

Allá vamos, si no desarmamos el narcoestado impuesto en la Constituyente de Montecristi.

Hacerlo es fácil, si de iniciativa presidencial, se dispone que se consulte al pueblo, las siguientes preguntas aprobadas por el único órgano de interpretación constitucional en el Ecuador, que es la Corte Constitucional, la misma que mediante Dictamen 7-19-RC-19, determinó: «… el procedimiento de reforma parcial SI es apto para lo siguiente:

1.- Eliminación de la Función de Transparencia y Control Social y de la Función Electoral, como funciones del Estado.

2.- Eliminación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

3.- Traslado de las funciones de designación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social a la Cámara de Senadores.

4.- Eliminación de las regiones autónomas de la organización territorial del Estado.

5.- Sustitución del actual Consejo Nacional Electoral por el Tribunal Supremo Electoral.

6.- Modificación de la conformación del Tribunal Supremo Electoral.

7.- Sustitución de la Asamblea Nacional, por un Congreso Nacional bicameral.

8.- Modificación de la conformación del Órgano Legislativo.

9.- Modificación de la conformación del Consejo de la Judicatura.»

Ante esta interpretación constitucional, solo un estúpido o lacayo del narcoterrorismo, puede aseverar que la Consulta, con dichas preguntas, es inconstitucional.