Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

LA MENTIRA

La primera de las fuerzas que mueven el mundo es la mentira, revisemos los hechos:

Es un error considerar que el islam proporciona mano de obra barata, sumisa, a cuyos terroristas, además, se los puede utilizar para alcanzar objetivos económicos y políticos.

Desde finales del s. XVIII Gran Bretaña utilizó a musulmanes para fracturar a la India. En 1948, logró partir esa nación.

El Imperio Alemán a inicios del s. XX, convenció al régimen turco que declare la «guerra santa», contra las potencias aliadas.

Concluida la II Guerra Mundial, la CIA utilizó extremistas islámicos en su lucha contra la URSS.

La facción denominada «Hermanos Musulmanes» fue creada por la Inteligencia Británica, para atacar al régimen nacionalista egipcio de Nasser, vinculado a la URSS.

En 1967, durante la guerra de los seis días, Israel ocupó la Franja de Gaza, pero no expulsó a los «Hermanos Musulmanes»; todo lo contrario, fortaleció al grupo terrorista «Hamás», para debilitar a la OLP y dividir la resistencia palestina, dirigida por Arafat, cercano a los soviéticos.

Debemos entender que la cultura occidental, vio al islam, desde su surgimiento en el s. VII, como una herejía cristiana, de gente inferior y sumisa. De ahí que no es de extrañarse que, en la década del 60, el mercado común europeo aprobara directrices que impulsan la inmigración islámica en Europa, para contar con «mano de obra barata y obediente».

A finales de los 70, EE. UU., decidió utilizar al extremismo islámico «Talibán», para atacar al régimen de Afganistán que terminó pidiendo ayuda a la URSS. Mientras tanto, Israel legitimó a «Hamás», lo que le permitió al movimiento intervenir en política en 1988.

Todo esto coincide, con la creación por parte de los servicios de inteligencia occidentales, de una base de datos de terroristas, que podrían ser utilizados en operaciones encubiertas en Afganistán, «Al qaeda» (la base).

En esa línea de tolerancia musulmana, cuando la OTAN derrumbó Yugoslavia, se preocupó de crear Bosnia, como república islámica europea.

Los atentados del 11S, tampoco disuadieron a los servicios de inteligencia occidentales de seguir utilizando terroristas islámicos, contra terroristas islámicos, también empleados por los soviéticos y luego por los rusos y sus aliados.

De la invasión a Irak surgió «Isis», financiado por Arabia Saudita y Catar, aliados de EE. UU… «Isis» justificó arrasar Libia en 2011 y atacar Siria, bajo conocimiento de las potencias occidentales, puesto que Israel atendía a los heridos de «Isis».

Toda esta política de acercamiento al islam ha provocado el ingreso masivo de musulmanes a Europa, que está provocando una catástrofe a la seguridad nacional, en países como Suecia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, en donde ya existen «territorios liberados» donde no ingresan las fuerzas de seguridad.

Inclusive por la política de «ciudadanía universal», los extranjeros empiezan a ocupar cargos públicos.

El ataque de «Hamás» a Israel es la consecuencia, de dar de comer a una serpiente venenosa: tarde o temprano te muerde, es parte de su naturaleza de origen.

Creo que la primera, la segunda y hasta la tercera de las fuerzas que mueven el mundo, son las mentiras. Investiguen y serán libres.