Opinión

AMORES ¡Libertad!

Orlando Amores Terán/Quito

 

 

NO HAY IZQUIERDA, HAY NARCO-COMUNISMO.

NO HAY SOCIALISMO DEL S.XXI, HAY NARCOTERRORISMO TRANSNACIONAL.

                    (4)

 

Estamos ante una organización criminal con vínculos internacionales, que cuenta con la asesoría de 65 años de experiencia de Cuba, 43 de Nicaragua, 25 de Venezuela; además del financiamiento producto del saqueo de esos países y su vínculo con la narcoguerrilla, el tráfico de personas, órganos humanos, armas, divisas, equipos, documentos, narcóticos.

A este tipo de organización, no se la combate con «elecciones», utilizando el sistema electoral controlado por el narcoterrorismo.

A esa organización criminal, primero hay que desbaratarle el andamiaje en el que se sustenta, que son las funciones e instituciones creadas a través de la Carta Chávez.

Para hacerlo, hay que utilizar con inteligente sutileza, las mismas normas impuestas por ellos, por medio de Consulta Popular y posterior reforma constitucional. De ese modo se «rompen los candados» de la Carta Montecristi.

Una vez destruido el sustento constitucional, se implementan las reformas jurídicas en la legislación subordinada. Sólo entonces, podemos crear partidos políticos civiles, cívicos, no lo que actualmente existe, que son clubes electorales estatales.

Hasta que no entendamos la estrategia trazada, jamás lograremos nada. Seguiremos hundiéndonos en el lodazal, mientras el narcoterrorismo avanza inexorable hacia la cubanización del Ecuador, utilizando como vehículo, la Carta Chávez; sembrando discordia, financiando ambiciones, creando «opositores», auspiciando la inconsciencia y la distracción social.

En definitiva, ninguna teoría, ninguna propuesta, por brillantes que sean, prosperarán, si no partimos del hecho de que, en 2008, en el Ecuador, a través de Constituyente se instauró un sistema totalitario que estructuró un narco-Estado plurinacional oclocleptocrático.

Es esa estructura constitucional neocomunista, la que hay que desbaratar mediante Consulta Popular, con las preguntas incluidas en la Reforma Constitucional aprobada por unanimidad, por la Corte Constitucional en 2019, mediante Dictamen 7-19-RC-19, aprovechando las normas contenidas en los artículos 104 inciso 2do y 442 de la Carta Chávez, que le otorgan al presidente la iniciativa en temas de consulta popular y reforma constitucional parcial, sin exigirle ningún requisito.