Opinión

AMNISTÍA: UN PUNTO DE QUIEBRE.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Solo un milagro o alguna jugada política contranatural harían perder el análisis de los pedidos de Amnistía en la Comisión de Garantías Constitucionales de la Asamblea Nacional, que la controlan los grupos golpistas Correistas y los manipulados necios de Pachakutik a quienes los utilizarán como carne de cañón y escudo para defender la corrupción.

Es de suponer que los frentes político y social del gobierno del Encuentro logren esta vez encontrar una fórmula precisa para que los cerca de trescientos procesados sean juzgados en iguales condiciones que cualquier otro acusado no protegido por una minoría que se cree mayoría y aspiran beneficios extraordinarios que no serían normales y/o constitucionales.

La Asamblea Nacional tiene entre sus atribuciones la concesión de Amnistía, pero con una mayoría absoluta de VOTOS REALES EN EL PLENO.

Así mismo ésta figura política no cabe aplicarla en delitos contra la ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, GENOCIDIO Y RAZONES POLÍTICAS O DE CONCIENCIA, todo esto es según el artículo 120 de la norma Constitucional.

Este problema heredado por el actual gobierno, podría ser considerado como un termómetro para medir la capacidad negociadora de un gobierno con poca experiencia política negociadora, está llegando al momento histórico de una decisión que lo podría llevar a un triunfo que lo reivindique ante el pueblo que exige que se cumpla con la justicia, sería una perdida que lo perjudicaría enormemente en su estabilidad, las otras salidas podrían ser el llamamiento Constitucional a una consulta popular o la muerte cruzada.
Es final es uno solo, y tendrán que escoger entre la libertad, y la esclavitud.