Internacional

Amnistía Internacional denuncia violaciones de DD.HH. en Nicaragua con conocimiento de las autoridades

El informe detalla que las violaciones de derechos humanos se llevaron a cabo “no solo con conocimiento de las más altas autoridades del Estado nicaragüense, entre ellas el presidente y la vicepresidenta de la República, sino también bajo su orden y control”.

Madrid. Amnistía Internacional (AI) denunció este jueves violaciones de derechos humanos cometidas en Nicaragua con conocimiento de las “más altas autoridades del Estado”, en un informe presentado en Madrid.

El informe “Sembrando el terror”, documenta 25 casos de violaciones de derechos humanos ocurridas ente el 30 de mayo y el 18 de septiembre pasados en Nicaragua: personas muertas, privadas de libertad o presuntamente torturadas, según AI.

“El Estado nicaragüense mantuvo un discurso criminalizador, en el que denominó ‘terrorista’ o ‘golpista’ a toda persona que se manifestara en contra del Gobierno, con el fin de justificar sus acciones violentas”, argumenta AI en el estudio, el segundo que elabora sobre la crisis nicaragüense.

La directora de AI para las Américas, Erika Guevara-Rosas, comentó en rueda de prensa el “incremento de la represión violenta por el Estado”, con uso de la fuerza “excesivo y muchas veces letal” por “grupos armados progubernamentales” coordinados con la Policía, y pidió que los responsables sean llevados ante la Justicia.

La directora de AI para las Américas, Erika Guevara-Rosas, comentó el “incremento de la represión violenta por el Estado”, con uso de la fuerza “excesivo y muchas veces letal” por “grupos armados progubernamentales”.
Denuncia de torturas. El estudio también denuncia el empleo de “armas de tipo militar” para “reprimir” las protestas y añade que el Estado usó la “tortura”.

Para este informe, AI realizó dos misiones de documentación en Nicaragua y Costa Rica, con 115 entrevistas de víctimas, familiares, testigos, personal médico y activistas de derechos humanos. Un equipo de expertos analizó más de 80 documentos audiovisuales y fotográficos.

“Estas violaciones (de derechos humanos) se llevaron a cabo -precisa el informe- no solo con conocimiento de las más altas autoridades del Estado nicaragüense, entre ellas el presidente y la vicepresidenta de la República, sino también (en muchas ocasiones) bajo su orden y control”.

No solo hubo un uso “excesivo, desproporcional y en muchas ocasiones indiscriminado de la fuerza letal”, sino también “posibles ejecuciones extrajudiciales”, seis según el informe.

AI urge a Ortega a desmantelar los “grupos parapoliciales”, cesar la “persecución y detenciones arbitrarias” y garantizar las libertades.

Entretanto, la Plataforma de Solidaridad con Nicaragua criticó hoy el informe de la organización humanitaria sobre la violencia en ese país, al considerar que su elaboración se basó en acusaciones de grupos opositores y medios de comunicación.

 

 

Autor:
Deutsche Welle