Internacional

AMLO inaugura Tren Maya en México bajo acusaciones de «ecocidio»

El proyecto recorrerá siete tramos en 1.554 km alrededor de la península de Yucatán.

El Gobierno de México, liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), inauguró el tramo Campeche-Cancún del Tren Maya, obra emblemática de su Administración que fue acusada de dañar el medio ambiente.

La entrada en operación comenzó entre la ciudad colonial de Campeche y el balneario caribeño de Cancún, siendo el primero de los siete tramos del tren que recorrerá 1.554 km alrededor de la península de Yucatán.

Aunque el gobierno presupuestó originalmente 150.000 millones de pesos para la obra (8.700 millones de dólares), el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) estima que el costo se multiplicó hasta los 30.000 millones de dólares.

De acuerdo con las estimaciones, los demás tramos entrarán en funcionamiento durante el primer trimestre de 2024.

El Tren Maya hace parte de los ambiciosos proyectos de la actual administración junto con una refinería en Tabasco, un nuevo aeropuerto que sirve a Ciudad de México y un corredor interoceánico, que se construye como alternativa al Canal de Panamá.

Según dijo AMLO, el tren detonará la economía del sureste del país, una región históricamente rezagada frente al industrializado norte, fronterizo con Estados Unidos.

El trazado incluye partes de la paradisíaca Riviera Maya, que abarca una región selvática considerada la segunda reserva forestal de América Latina después de la Amazonía, así como cenotes (pozos de agua dulce) y ríos subterráneos.

Activistas y organizaciones ambientales sostienen que la obra daña dicho ecosistema, y lograron paralizarla temporalmente mediante recursos judiciales que denunciaban un «ecocidio». Sin embargo, un decreto declaró la obra de infraestructura como asunto de «seguridad nacional» y la construcción siguió adelante.

Greenpeace y otras oenegés han alertado que el tren amenaza con contaminar en particular cenotes y ríos subterráneos. También señalan que el suelo puede colapsar por el peso de la estructura, además de afectar flora y fauna.

Ante dichos señalamientos, López Obrador tachó a los inconformes de «pseudoambientalistas» y defendió la obra en varias ocasiones, prometiendo la siembra de millones de árboles en la zona intervenida.

Fuente:  TNT 24