Opinión

AMÉRICA SOCIALISTA 

  Henry Silva Viteri/Guayaquil .

 

 

 

 

“Los hijos de tus hijos vivirán bajo el comunismo. Ustedes los occidentales son tan crédulos que no aceptarán el comunismo directamente, pero seguiremos alimentándoles con pequeñas dosis de socialismo hasta que finalmente despertarán y descubrirán que ya tienen comunismo para siempre. Debilitaremos tanto su economía hasta que caigan como fruta madura en nuestras manos. La democracia dejará de existir cuando les quiten a los que están dispuestos a trabajar y se los den a aquellos que no”. 

Esta amenaza la hizo Nikita Jrushchov, el 29 de septiembre de 1959, en la sede de la ONU. Y esta amenaza se está cumpliendo ya que a través de los años como topos los “socioslistos” han ido minando la conciencia de los pueblos utilizando sus métodos desestabilizadores en contra de la democracia y de la libertad de la gente. Uno de sus métodos es el de ir aumentando la pobreza porque una sociedad pobre es fácil de manejar y cuando llegan estos populistas disfrazados de socialistas a gobernar le darán a el pueblo miserable lo necesario para sobrevivir y así los podrán controlar. 

Otra manera de imponerse ha sido el secuestro paulatino de la educación llevando a las nuevas generaciones a rendir culto a los gobernantes de turno, eliminar la moral, ética y civismo del pensum y cambiar la historia convirtiendo en héroes a delincuentes, asesinos y ladrones disfrazados de “revolucionarios” y mártires o perseguidos políticos a pillos y corruptos. 

Han trabajado intensamente eliminando a Dios de nuestras vidas y pintan al socialismo como el mesías que ha llegado a salvar al pueblo y darles igualdad o como decía un pobre hombre con el que conversé hace unos días “el socialismo le ha dado dignidad al pueblo”. Otra forma de engaño es hacer aparecer al socialismo como la solución para el bienestar de la sociedad al tomar el control de los alimentos la vivienda y los ingresos, ponen precios a los alimentos para hacer quebrar a los productores y comienza la escases entonces el Estado hace los negociados de importación de alimentos y da las raciones para que la gente viva en la zozobra de hacer alcanzar lo poco que recibe por los monstruos capitalistas; es el “papá” Estado socialista el “salvador”, ofrece viviendas que nunca entregará además de fijar salarios de hambre. 

Un recurso más para destruir a la sociedad es fomentando la delincuencia y quitar la capacidad al pueblo de defenderse prohibiendo el uso de armas creando así un estado policial opresor y comités armados para controlar ciudades. Los “socioslistos” tienen una habilidad para hacer crecer la deuda del país para así crear impuestos que irán no a las arcas fiscales sino a sus cuentas en paraísos fiscales y mientras la población muere de hambre ellos disfrutan de sus fortunas mal habidas. 

Controlan la salud que en manos del Estado llega a su más bajo nivel, los hospitales y clínicas privadas pasan a ser centros de explotación; los hospitales públicos se saturan y carecen de medicinas y servicios médicos recetando placebos como lo que está ocurriendo en estos momentos con las vacunas para recién nacidos, en vez de vacunas les ponen solución salina, son unos criminales. 

Lo más notable de la basura socialista es dividir a la población entre ricos y pobres, los ricos son los malos y los pobres los buenos, la clase media en proceso de extinción. Esto está pasando en Cuba, Nicaragua, Venezuela, ya regresó Bolivia, Argentina y Ecuador está en la mira de la basura “socioslistos” si el diamante bruto Andrés Arauz con la complicidad de Diana Atamaint y Wheelchair man Lenin Moreno llega al poder. Alerta ecuatorianos.