Opinión

ALONDRA Y EL HIMNO DE ECUADOR

Ing. Agr. Brenda Mendoza/Guayaquil

Vaya revuelo que se ha armado con la mujer que pretendiendo hacerse la graciosa se puso a cantar el himno nacional con unos pequeños cambios que le hizo, donde hacía alusión a los zapatos del primer mandatario y además lo acusaba de no saberse el himno. Al momento se formaron dos bandos, unos sufridores que se unen a ella tachando de xenófobos a quienes la critican, y otros que “protegen” los símbolos patrios. Pero también habría que tener presente que de pronto lo que hizo esta mujer podría ser algo así como un plagio, un tema de análisis.

Ahora no cabe duda de que la cubana da chance a que en redes se comente sobre sus notas porque si es verdad que es periodista, debería ser imparcial y comentar lo bueno y lo malo de este o aquel; pero resulta que la forma de hacer periodismo que tiene es victimizarse cuando los demás censuran su estilo de hacer información, pero según ella la gente la acosa en redes porque es extranjera o porque es mujer.

Entonces está aplicando erróneamente el arte de la comunicación, le faltan argumentos convenientes cuando hace el respaldo de sus programas que han terminado siendo un espacio de defensa a ultranza del hombre de la década aquella y por otro lado actualmente se ha declarado bastante crítica del actual gobierno; y creo que, si esa es su posición que lo haga, pero que se deje de hacerse la víctima, porque en realidad una actitud así nomás la ridiculiza y más bien parece una niña malcriada que cuando ve la cosa seria empieza a buscar subterfugios para evitar argüir como debe ser, con altura, y madurez profesional. ¡Ya Alondra, madura por favor.