Realidades

Alimentos que nunca debes comer si tienes dolor en las articulaciones

La buena noticia es que la dieta puede desempeñar un papel importante en tu nivel de comodidad. Evitar los alimentos que causan inflamación en el cuerpo reducirá tu sufrimiento en gran medida. Junto con la terapia física prescrita por el médico y los medicamentos a su dosis efectiva más baja, puede devolverte a tu máxima capacidad en poco tiempo.

Desafortunadamente, es posible que tengas que reducir algunas sabrosas golosinas. A continuación se incluyen 9 alimentos que nunca debes comer si tienes dolor en las articulaciones.

1 . Azúcares Agregados

Nuestros cuerpos están diseñados para desear azúcar porque es un componente necesario de nuestras dietas. Sin embargo, en la era moderna de los alimentos procesados ​​de conveniencia, normalmente comemos demasiado. El azúcar causa inflamación porque interactúa con la grasa y la proteína en nuestro cuerpo y produce productos finales de glicación avanzada (PGAs).

Más allá de la inflamación dolorosa, los productos finales de glicación avanzada aceleran el proceso de envejecimiento. Es mejor atenerse a las frutas para tu dosis de azúcar porque también obtendrás fibra, nutrientes y antioxidantes que pueden contrarrestar la inflamación. Otra buena opción para la dulzura es la miel, pero evita los productos con jarabe de maíz con alto contenido de fructosa o azúcar blanca refinada, como los dulces y los refrescos.

2 . Alcohol

No es estrictamente un alimento, pero el alcohol es una de las peores cosas que puedes consumir con dolor en las articulaciones. Ahora, una o dos bebidas de vez en cuando no te van molestar mucho, pero el consumo excesivo regular aumenta significativamente el riesgo de desarrollar gota. La gota es una forma de artritis en la que se forman cristales duros en las articulaciones, ¡y es realmente doloroso!

El alcohol también es bastante deshidratante y causa inflamación en el cuerpo. Si estás tomando medicamentos para la artritis, ten en cuenta que el alcohol puede no mezclarse de manera segura con ellos. Mientras te estás recuperando de una lesión o tienes un brote de artritis, incluso un par de bebidas pueden causar dolor en las articulaciones, una vez que estas sobrio, por supuesto.

3. Aspartamo y edulcorantes artificiales.

Esto es un fastidio total, pero el cambio a edulcorantes artificiales no ayudará a reducir el dolor en las articulaciones. El aspartamo es conocido por causar problemas de salud e incluso puede desencadenar la artritis en personas que no la tenían antes.

Debido a que todos los edulcorantes artificiales son procesados en un laboratorio, no hay nada natural en ellos. Es posible que tu cuerpo ni siquiera los reconozca como alimento. Eso desencadena una inflamación dolorosa como mecanismo de defensa. Una alternativa potencial es la stevia un edulsante a base de planta

4. Productos lácteos

Los productos lácteos pueden ser molestos porque contienen proteínas que se sabe que irritan el tejido alrededor de las articulaciones en algunas personas. Los productos lácteos también se vuelven más difíciles de digerir a medida que envejecemos, dado el hecho de que la leche solo está destinada a nutrir a los bebés. Aún así, es altamente nutritivo si puedes soportarlo.

No necesitas dejar de comer productos lácteos si no te afectan, pero puede experimentar un poco para asegurarse de que no está detrás de tu dolor en las articulaciones. Otras excelentes opciones para las proteínas que no son inflamatorias incluye,  quinua,mantequilla, cacahuate,tofu, lenteja y frijoles.

5. Sal

La sal es problemática porque puede causar retención de agua y presión arterial alta. Mantener el equilibrio adecuado de líquidos en tu cuerpo es crucial para lubricar y amortiguar las articulaciones, pero demasiado causa hinchazón e inflamación. La hinchazón en las articulaciones contribuye al dolor durante el uso.

6. MSG

Debido a que es un aditivo alimentario a base de sal, el MSG también causa retención de agua e hinchazón. Las personas con artritis deben evitarla a toda costa. Desafortunadamente, puede ser furtivo. El MSG aparece en muchos alimentos procesados ​​como aderezos para ensaladas, comida rápida, carnes frías y mezclas para sopas.

No es solo en la comida para llevar Asiática, de hecho, casi nunca la encontrarás allí ahora. Pero si accidentalmente ingeriste algo de MSG y estás sintiendo los resultados en tus articulaciones, comer algo de jengibre puede ser un buen remedio natural. Funciona tanto en polvo como en forma fresca.

8. Carbohidratos refinados

La harina blanca refinada es un producto que toma granos integrales saludables y le quita todo su valor nutricional. El resultado es un producto que aumenta las citoquinas dañinas en el torrente sanguíneo; Las citoquinas a su vez provocan (lo adivinaste) inflamación. La harina blanca también es alta en el índice glucémico y aumentará tu azúcar en la sangre.

La harina blanca es muy difícil de evitar porque está en cientos de productos. Sin embargo, es posible que desees reducir tu consumo tanto como sea posible al elegir pan de grano entero y ocasionalmente reemplazar las tortillas de harina con lechuga y pasta con calabacín o calabaza triturada.

9. Aceite de maíz / o mega-6s

El aceite de maíz está lleno de ácidos grasos omega 6, que son saludables en moderación a pesar de que son conocidos por ser inflamatorios. Pero los alimentos procesados ​​que encontramos en los estantes de las tiendas de comestibles en estos días contienen demasiado, por lo que la mayoría de nosotros tenemos un balance sesgado de omega 6 a omega 3. Los ácidos grasos omega 3 se encuentran en productos como el aceite de oliva, el pescado y el aguacate, y estos tienen un efecto antiinflamatorio compensador.

Para proteger tus articulaciones, evita los aceites de maíz, maní, soja, semillas de uva, vegetales y cártamo, y no olvide leer la etiqueta de aderezos para ensaladas y mayonesa porque a menudo contienen esos aceites. Utiliza aceite de oliva o el aguacate en casa, y aumenta la ingesta de ácidos grasos omega 3, incluso más con nueces, semillas de lino y semillas de calabaza.

Sabemos que los antojos de alimentos pueden ser muy difíciles de resistir, e incluso los alimentos más peligrosos pueden recompensarnos con un golpe de dopamina en el cerebro que hace que te sientas feliz. Pero si te estás recuperando de una lesión o tienes dolor crónico en las articulaciones para el cual no existe una cura, vale la pena profundizar y hacer un cambio en tu dieta. Recuerda que después de unas semanas, tus antojos deberían disminuir. Mientras tanto, menos dolor es un motivador poderoso para seguir adelante. ¡Buena suerte!

Fuente: FOOD PREVENT