Actualidad

Alimentadores de Metrovía cobran solo con tarjeta

Desde marzo 2014, las taquillas de ciertas estaciones y paradas de la Metrovía han sido eliminadas, obligando a los usuarios utilizar su tarjeta inteligente.

GUAYAQUIL. De manera progresiva la Fundación Metrovía impulsa el uso de la tarjeta inteligente para el cobro del valor del pasaje, $0.25 en las distintas terminales con el objetivo de agilizar el servicio a los usuarios, según explica en un comunicado la entidad.

Desde marzo 2014, las taquillas de ciertas estaciones y paradas de la Metrovía han sido eliminadas, obligando a los usuarios a cancelar únicamente a través de su tarjeta inteligente.

A partir de hoy, las rutas alimentadoras del transporte público se suman al cobro único a través del plástico. En ese sentido la entidad difundió un cronograma con las fechas

Así, las rutas alimentadoras, Guayacanes, Samanes, Alborada, Juan Tanca Marengo, Orellana, Garzota y Sauces, no receptarán pagos en efectivo.

Mientras que a partir del 13 de abril se sumarán al cobro único con tarjera las rutas alimentadoras, Playita, Estrella Maris-Pradera, Atahualpa, Esteros, Fertisa, Floresta, Guasmo Central, Guasmo Sur Cristal, Martin Avilés, Pradera, Puerto Marítimo (25 de julio), Ruta Centro, Trinitaria, Trinipuerto y Playita-San Agustín.

Por último, el 20 de abril, se incorporarán las rutas alimentadoras Pascuales, Iguanas, U de Bastión, Juan Montalvo, Florida-Rotonda, Mapasingue Oeste, Flor de Bastión, Vía a la Costa, Mapasingue Este, Mucho Lote-Orquídeas, Casuarina y Mucho Lote-Guamote.

Quienes no posean una tarjeta deberán comprarla en las estaciones y terminales, la mayoría atiende entre las 08:00 y las 19:00. Aunque en algunos ciudadanos han presentado quejas de desabastecimiento del plástico, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, en su enlace radial del 25 de marzo, resaltó que “no existe escases de este documento”.

Actualmente, el valor de la tarjeta, para el usuario que la adquiera por primera vez es $0.50. Pero en caso de extraviarla, el valor que se deberá pagar por adquirir una nueva es $2.

Algo que preocupa a ciertos usuarios, como Xavier Mejía, es encontrarse lejos de una maquina expendedora de tarjetas y haber olvidado o extraviado su documento.

“Tiene su pro y su contra, en el sentido de que puedes movilizarte sin necesidad de tener efectivo. Pero uno de las desventajas es que si se te olvida la tarjeta tendré que pagar dos dolares. O en su defecto pedirle prestado a alguien para que me ayude a pagar mi pasaje”.

Con esta opinión coincide Aarón González, además expresó su preocupación por la gente mayor que está acostumbrada a pagar su pasaje con efectivo y que además desconoce cómo obtener, recargar y manejar la tarjeta.

“La semana pasada mis padres estuvieron en la estación del colegio 28 de mayo, ellos no tiene la tarjeta porque no usan el sistema de manera regular, pero en ese momento no sabían cómo obtener una, así que tuvieron que pedir ayuda a una persona desconocida. Ahora imaginemos una abuelita de esas que andan con el suelto justo, ¿Cómo van a pagar si no tienen la tarjeta?” se cuestionó el usuario.

Mientras que otros creen que la medida es totalmente positiva. “Es algo a favor de los ciudadanos, porque pasar la tarjeta sería más rápido que andar contando monedas y quedarte esperando por el vuelto, que algo que sucede actualmente”, señaló Juan Mera un usuario del transporte. (VBF/La Nación)