Deportes

Algarabía en el país por la final soñada

Desde esta noche, los hinchas amarillo y azules harán barra porque sus equipos que corone como  el nuevo campeón nacional. El título se definirá el domingo en el Capwell.

 GUAYAQUIL. En las principales calles de Guayaquil como Nueve de Octubre, Víctor Emilio Estrada, Avenida Quito, Gómez Rendón y más  es común ver la  ansiedad de los hinchas de Barcelona y Emelec, el motivo principal, es el Clásico del Astillero a jugarse a partir de las 20:00

 Emelec ganó la primera etapa y Barcelona la segunda, por lo que será una disputa cerrada tal como lo han aseverado sus entrenadores,  Gustavo Quinteros y Rubén Israel, de Emelec y Barcelona, respectivamente.

 El argentino – bolivariano Gustavo Quinteros, que dirige a Emelec desde julio del año 2012 previo al partido resolvió que sus dirigidos “deberán jugar el mejor partido de sus vidas ya que la gloria está en la esquina”.

 Barcelona y Emelec se han enfrentado en cuatro ocasiones en la actual temporada, Emelec ganó los encuentros de la primera etapa ambos por 2-0, y Barcelona los de la segunda por 1-0 cada encuentro con tantos de su goleador, el argentino Ismael Blanco.

 Mientras, Emelec de la mano de Quinteros hace gala de un juego vistoso y contundente, Barcelona con Israel se ha transformado en un equipo con una buena dosis de juego defensivo y práctico para definir encuentros a su favor.

 El estadio de Barcelona, con capacidad para 57.267 aficionados estará copado de manera exclusiva por barcelonistas, quienes desde el lunes se acercaron a distintos puntos de venta de entradas en la ciudad, como, Pollos a la Brasa Barcelona, el centro comercial Mall del Sol y el estadio Monumental.

Cabe recalcar que en las principales avenidas de Guayaquil, los comerciantes informales realizan la venta, de todo tipo de objetos referentes a este partido considerado inmortal.

 La segunda final se disputará el domingo venidero en el estadio Capwell, con capacidad para 21.388 aficionados y solo ingresarán los hinchas de Emelec. (AGS/Internet / La Nación)