Actualidad

Alerta en la Amazonia ecuatoriana por derrame de petróleo

La empresa petrolera privada Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) de Ecuador informó este viernes 28 de enero sobre la rotura de uno de sus oleoductos en la provincia de Napo, en la Amazonia, lo que provocó que cientos de litros de petróleo contaminen la vegetación.

“Debido al debilitamiento del terreno en la zona de Piedra Fina, un desprendimiento de piedras a causa de las fuertes lluvias en la zona ocasionó la rotura del tubo del Oleoducto de Crudos Pesados OCP”, explicó la empresa en un comunicado.

Una vez confirmado el incidente, OCP activó un protocolo de emergencia y ha comenzado “de inmediato” las acciones de contención “para evitar perjuicios ambientales” mayores. También ha empezado a evaluar la magnitud de los daños en la infraestructura y han empezado las correspondientes reparaciones.

De acuerdo con Europa Press, la empresa aseguró que el tubo no se encuentra expuesto directamente a ningún río, aunque está controlando el flujo de petróleo para evitar “cualquier riesgo” por si alcanza fuentes de agua.

Algunas asociaciones ambientalistas han denunciado que este desastre medioambiental ha tenido lugar, justamente, en la ribera del río Coca, y recuerdan que no es la primera vez que ocurre una rotura de un oleoducto en la zona.

En concreto, la Comisión de la Biodiversidad y Recursos Humanos les exigió a las autoridades que “se informe sobre la aplicación inmediata del plan de contingencia, la evaluación de daños y la ejecución de medidas” para remediar el derrame, publicó en su perfil oficial de Twitter.

Piedra Fina se ubica en el límite de las provincias amazónicas de Napo (este) y Sucumbíos (este), zona que se ha visto golpeada por el fenómeno natural de erosión regresiva del río Coca.

La compañía aún no ha podido determinar cuántos barriles de crudo se han derramado.

Crudo derramado en el mar de Perú fue el doble de lo informado
La cantidad de crudo derramado en el mar en Perú el pasado 15 de enero fue el doble de lo que se había informado hasta ahora, anunció este viernes 28 el Gobierno, mientras que la justicia prohibió salir del país por 18 meses a cuatro directivos de la petrolera española Repsol y ordenó la “incautación” del buque tanque involucrado.

“Tenemos una cifra hasta el momento de 11.900 barriles” vertidos al mar el 15 de enero, en vez de los 6.000 informados hasta ahora, dijo el ministro de Medio Ambiente, Rubén Ramírez, en rueda de prensa.

Repsol confirmó que la cifra de crudo vertido al mar es superior, pero dio una cantidad menor a la indicada por el ministro.

El derrame, calificado como “desastre ecológico” por el Gobierno peruano, ocurrió mientras el buque tanque Mare Doricum, de bandera italiana, descargaba en la refinería de La Pampilla en Ventanilla, 30 km al norte de Lima, de propiedad de Repsol. La empresa atribuyó el accidente al oleaje causado por la erupción volcánica en Tonga.

En tanto, el viceministro de Medio Ambiente, Alfredo Mamani, ratificó que “el nuevo estimado es de 11.900 barriles, como dijo el señor ministro”.

La mancha negra de crudo ha sido arrastrada por las corrientes marinas a unos 140 km al norte de la refinería, según la fiscalía, provocando la muerte de una cantidad indeterminada de peces y aves marinas.

Además, dejó sin trabajo a cientos de pescadores artesanales, que han protagonizado protestas contra la compañía española.

“A la fecha se tiene ya 4.225 barriles recuperados” del mar y de las playas, poco más de un tercio del total, explicó el viceministro Mamani.

Por su lado, Repsol expresó en un comunicado en Lima que “la cantidad de petróleo derramado es de 10.396 barriles y de esto, el 35 % ya ha sido recuperado”.

 

 

Semana