Internacional

Alemania estudia la prisión preventiva para los refugiados peligrosos

Alemania estudia la prisión preventiva para los refugiados peligrosos

ESPAÑA. El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, defendió que los extranjeros potenciales terroristas puedan permanecer detenidos hasta 18 meses a la espera de su expulsión, aunque no hayan cometido un delito concreto. Respondía así a la confirmación, por parte de los servicios de inteligencia, de que tienen fichadas en territorio alemán a 224 personas consideradas islamistas y potencialmente peligrosas, que podrían atentar en cualquier momento y contra las que no puede hacerse nada legalmente.

Al menos 62 de estos peligros potenciales son refugiados a los que les ha sido denegada la petición de asilo pero que carecen de documentos válidos para ser devueltos a sus países, por lo que entran en un limbo legal al que se van dando soluciones temporales. Es exactamente la misma situación a la que llegó Anis Amri, el terrorista del mercado navideño. Antes de que Túnez enviase la documentación necesaria para su repatriación, cometió el atentado.

Merkel respaldó este lunes por la noche a su ministro durante un discurso en el que afirmó que «allí donde haya necesidad de cambios, y yo veo esas necesidades de cambio claramente, trataremos de alcanzar soluciones comunes en la gran coalición». Y ese acuerdo no va a ser difícil. El presidente del grupo parlamentario socialdemócrata, Thomas Oppermann, se ha sumado a estas propuestas sugiriendo además la implementación de sanciones a los países que dificulten las repatriaciones, sanciones que podrían ir dirigidas a los fondos para el desarrollo.

El Ministerio de Interior se queja de que hay países con los que las repatriaciones fluyen, como es el caso de Afganistán, pero otros con los que los trámites se demoran hasta la inoperancia, entre los que se cita a Marruecos, Túnez y Argelia. Merkel reconocía este lunes por la noche que es urgente declarar a estos tres países como «países seguros», para que los ciudadanos provenientes de los mismos no puedan presentar solicitud de asilo.

Pulseras electrónicas

Solamente Los Verdes, se oponen a la reforma en materia de seguridad que abordará esta misma semana el gobierno alemán. Su portavoz, Simone Peter, ha criticado que «una utilización amplia de la videovigilancia no tiene base legal» y que el uso de pulseras electrónicas en los casos de refugiados potencialmente peligrosos es «problemática». Pero la mayoría de los partidos están dispuestos a apoyarla y el ministro de Interior, Thomas de Maizière, avanza que «si se logra y conseguimos resultados, entonces este debate es una señal de la fortaleza de una democracia». (ABC/LA NACIÓN)