Opinión

Alcides Guerrero Lázaro

Silvio Devoto Passano

sidepaderby@hotmail.com

Pocos profesionales extranjeros dejaron tan gratos recuerdos como este argentino que hizo de Ecuador su segunda patria, donde formó su hogar y tuvo sus hijos.

Lo conocí el mismo día de su llegada al país, arribó junto a Ismael Núñez en un avión carguero de la Compañía “Carganado” con un lote de caballos argentinos para el stud “Manglaralto” compuesto de Don Rulo, Tilaga, Kefrén, Bandal y Dafne, los dos últimos de tan solo dos años de edad, siendo los primeros hijos del sobresaliente Branding que venían a esta parte del continente.

Núñez no se ambientó y pocos meses después decidió emigrar a Panamá donde actuó con gran suceso y Alcides pasó a ser el titular de la cuadra de la blusa amarilla con cruz roja obteniendo prontamente, iniciando en Diciembre del mismo año, su primera victoria con Pascana, ganando de inmediato el Clásico “Gobernador de la Provincia” con Champion de la cuadra “Loli” que manejaría hasta el retiro de la misma muchos años después.

Eran tiempos difíciles para un entrenador joven que venía de ser Vareador y Capataz desde su juventud en el hipódromo de Palermo ubicado a tan solo dos cuadras de su casa.

Poco más de treinta profesionales de la preparación activaban en nuestros hipódromos, los chilenos Francisco Muñoz, Caupolicán Bravo, Viterbo Carrasco, Mario Catalán, Francisco Castro, Einar Ramírez y Guillermo Céspedes, los Peruanos Miguel Latorre y Melitón López, los Ecuatorianos Francisco Alencastro, Víctor Quiroz, Jorge Calderón, Rafael Mora, Virgilio Chávez, Esteban Stay, José Valdez, Colon Ullauri, Antonio Montero, Máximo Jiménez , Marcelino Palma, Arturo Dragón, Francisco Mora, Juan Molina, Julio Álvarez, Victoriano Lavalle , Segundo Luque, Pedro Lupino y Luis Barzola, a los que se sumarían con el tiempo su paisano Federico Aquino, los Colombianos Elbesio Figueroa, Daniel Maldonado y Jorge Martínez, Nerón La Madrid y Daniel Lizárraga, peruanos, y nuestros compatriotas Cornelio Peña, Santiago Muñoz y los hermanos Félix y Clemente Luque.

No era nada fácil triunfar en tan duro medio, con caballadas repartidas entre tantos buenos profesionales, pero lo de Alcides era de una capacidad superior, sapiente como el que más y trabajador incansable, unía a ello su sentido de responsabilidad con los propietarios que le confiaban sus caballos y con el público que lo siguió siempre en la seguridad plena de su honesto proceder.

Buenas cuadras a cargo, a las antes mencionadas se unieron “Chipipe” y en algún momento “El Ocho”, “Botavara”, manejando los famosos “rones de Don Benji” (Champion, Fanfarrón, Marrón, Agarrón, Nubarrón,), el sobresaliente Darwin, Litoral, Sal Si Fi, entre otros, ganando prácticamente todos los clásicos “grandes” anotando además su nombre en la historia de la Triple Corona Nacional con Alcatraz, Farsante y Canciller.

Más de una estadística y varias distinciones del Periodismo especializado, A.C.H.E, y U.P.H.E. avalaron un trabajo destacado a favor del Turf Ecuatoriano.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.