Actualidad

Alcalde Nebot: Todos debemos arrimar el hombro para sacar el país adelante, porque eso es lo que cuenta y es lo que quiere la gente

El Estado ya les ha entregado 40 millones de dólares en estos documentos sobre una deuda de 67 millones, por lo que anunció su salida a la venta inmediatamente.

GUAYAQUIL. Un criterio de unidad para enfrentar la actual crisis que afecta al país, esgrimió la mañana del miércoles 13 de octubre durante una entrevista radial, el alcalde Jaime Nebot, al referirse a la entrega al Municipio de Guayaquil de bonos especiales por parte del Estado como pago por el IVA adeudado.

Anunció que los papeles tienen el carácter de especiales al diferenciarlos de los bonos de estado corrientes, ya que, explicó, con éstos se puede pagar a la par, es decir, al mismo valor nominal, sin descuento, los impuestos a la renta, el ICE (impuesto al consumo especial) y el IVA y, además, colocarlos en el mercado privado para que quien los quiera adquirir también pueda pagar esos tributos con esos documentos, “para nosotros, ese papel es plata si no, no los hubiera aceptado”.

“Creo que hay buenos ciudadanos, en Guayaquil, al menos, los hay, buenas empresas que, así como todos debemos arrimar el hombro para sacar el país adelante, porque eso es lo que cuenta y lo que quiere la gente; no se puede hacer politiquería ni negocio con la crisis”, ha comentado.

Si una empresa en vez de pagar un millón de dólares en impuesto a la renta, puede entregárselo a la ciudad y recibir un papel con el cual va a pagar exactamente el millón de dólares, “me parecería no cívico, por ser liviano, que alguien pretenda lucrar de aquello”, ha juzgado al ser preguntado si el Municipio colocaría con descuentos esos bonos en el mercado.

Reveló que el Estado ya les ha entregado 40 millones de dólares en estos documentos sobre una deuda de 67 millones, por lo que anunció su salida a la venta inmediatamente.

Las rentas de la ciudad
Al inquirírsele si aceptaría estos bonos especiales en pago por las rentas de la ciudad, fue tajante: “En las rentas normales no puede haber retraso, porque la renta normal no es una deuda del estado central a la ciudad, es un derecho de las ciudades y las provincias, que por Constitución y por ley, el estado recauda para entregar”.

Puso como ejemplo que si una persona debe mil dólares a otra y no se los paga, es una deuda; si esa persona recibió los mil dólares de otra persona para que se los entregue y esa persona no se los entrega, es un delito y lo mismo pasa con el estado.

“Así que se vayan cuidando de no delinquir respecto a las rentas, al menos, de Guayaquil, porque eso sí, no lo vamos a aguantar aquí”, ha advertido, al tiempo que ha aclarado que hasta noviembre se está al día en este rubro.

La intensidad de El Niño
El alcalde guayaquileño llamó su atención sobre el anunciado fenómeno climático de El Niño, cuya intensidad, dijo, está por verse, toda vez que su período parece haberse constreñido a los meses de enero a abril, puesto que, conforme se lo anunció en su momento por parte de las autoridades del ramo, no se hizo presente durante los meses anteriores de septiembre a diciembre, según las previsiones.

“Estamos bastante preparados para eso; tenemos un año y medio trabajando, comprando, planificando, coordinando, como lo sabe la ciudadanía y como lo hemos informado, también le hemos informado a la ciudadanía cómo actuar, pero, debo hacer una observación: Yo creo que nadie duda de que en los Estados Unidos de Norteamérica hay una buena infraestructura, sin embargo, hace una semana, 16 de sus estados, ocho millones de sus habitantes, estaban en emergencia por inundaciones. ¿Qué quiero decir con eso? No se construye nunca en el mundo infraestructura ‘anti desastre’. Se construye infraestructura normal, que funcione normalmente, con prevención al desastre”, ha explicado.

El dragado de los ríos Daule y Babahoyo
Rescató que la actual infraestructura de la ciudad es mejor que la que se tenía durante los anteriores fenómenos de El Niño ocurridos en los años 1982 y 1997, sin embargo, notó que los aislados anegamientos de algunos sectores de la ciudad no se deben a deficiencias en el sistema de drenaje urbano si no a la falta de dragado de los ríos Daule y Babahoyo, lo cual, dijo, no se ha efectuado desde hace casi 60 años.

Espera que los anuncios en este sentido por parte de la Prefectura del Guayas, que ubican el inicio del dragado para el próximo mes de mayo, se cumplan, ya que, recordó, no solo es Guayaquil la ciudad perjudicada, si no otras 27 urbes de varias provincias que conforman la Cuenca del Guayas las que son afectadas, lo que terminaría perjudicando a todo el país. (Municipio de Guayaquil)