Deportes

Alberto Contador: “A todos nos duelen las piernas”

El líder de la Vuelta 2014, el español Alberto Contador, restó importancia a los segundos que perdió ante el británico Chris Froome.

Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), líder de la Vuelta a España 2014, está convencido de poder defender su privilegiada posición en la penúltima etapa con llegada en el Puerto de Ancares, pero también es consciente de que a estas alturas de carrera “a todos” les “duelen las piernas”.

“No es cuestión de estar convencido de tener fuerzas. Todos llevamos mucha paliza encima y a todos nos duelen las piernas”, ha manifestado el español tras cruzar la línea de meta de la etapa con final en Cangas do Morrazo.

Contador ha señalado que en este final de etapa, en el que ninguno de los equipos de los velocistas han sido capaces de controlar el grupo, “ha sido una locura”.

“Había que estar muy atentos hasta el final, se iba muy rápido y era una auténtica locura, porque no había control por parte de los equipos de ‘sprinters’. Todos los días se gasta”, ha afirmado.

En estos momentos tiene claro que “la rueda a vigilar” en la segunda etapa reina de la Vuelta será la del británico Chris Froome (Sky), que es segundo a 1:19, pero “habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la etapa”.

Al respecto de un posible ataque desde lejos de sus rivales, sobre todo el Sky que en las zonas más exigentes de las últimas etapas ha asumido una buena parte de la responsabilidad, considera que no le “viene tan mal” porque lo que tendrá que hacer “es seguir la rueda”.

De la ascensión final en la jornada de mañana al Puerto de Ancares por la conocida vertiente de Pan do Zarco en su análisis ha destacado que se trata de “un puerto realmente duro que hará diferencias. Con doce kilómetros al 8,7 % de media y 1:19 de ventaja puede no ser suficiente como no tengas el día”.

Contador también ha explicado que en el descenso del Alto Monte Faro, cuando el italiano Darío Cataldo (Sky) ha sufrido una dura caída que no le ha impedido finalizar la etapa, ha tenido que “rectificar dos o tres veces para poder evitarla”. (Efe/La Nación)