Economía

Ajuste neto en la burocracia estatal llega a un poco más de 3.000 personas hasta mayo

La última cifra oficial de desvinculaciones en el sector público la dio Andrés Madero, ministro de trabajo, el 13 de marzo pasado durante una comparecencia en la Asamblea. En esa ocasión, y abarcando el periodo diciembre de 2018 a febrero de 2019, el funcionario aseguró que habían salido 11.820 personas.

A partir de esa fecha, ya no se han dado más reportes sobre la optimización de la nómina estatal. Este Diario ha pedido una entrevista con el Ministro para actualizar las cifras e indagar si se podrán cumplir las metas de ahorro. Sin embargo, hasta ahora no se ha obtenido respuesta.

Si se revisan los datos oficiales de afiliaciones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), con corte hasta mayo de 2019, la salida neta de burócratas llega a las 3.483 personas. Es decir, comparando el periodo comprendido entre mayo de 2018 y mayo 2019, la nómina estatal pasó de los 652.658 a 649.185 funcionarios.

Esta mínima disminución en el tamaño de la burocracia se refleja en un gasto, que si bien ya no aumentó en los niveles de otros años, tampoco disminuye de acuerdo a las necesidades de ahorro del Gobierno. Así, el total del gasto corriente aumenta un 6,5%; mientras los sueldos públicos pasan de 2.911 a 2.918 millones de dólares. Esto quiere decir un aumento de 7 millones de dólares, o el 0,2%.

Situación

Richard Martínez, ministro de Economía, ha reconocido en varias ocasiones que el gasto en burocracia todavía no se reduce en los niveles necesarios, pero ha ponderado que “se ha logrado estabilizarlo, y ese es el primer paso para su optimización”.

No hay cifras oficiales de cuántos burócratas han ingresado, pero según Víctor Hugo Albán, miembro del Colegio de Economistas de Pichincha, el número superará las 20.000 personas. El ministro Madero, hace un par de meses, también reconoció que en sectores sensibles como Salud, Educación y Seguridad se sigue contratando personal, de acuerdo a los requerimientos de atención.

Sin embargo, en las 22 empresas públicas, donde el Gobierno dispuso una reducción paulatina hasta el 10% de la nómina, tampoco hay datos actualizados de cómo avanza ese proceso; a excepción de instituciones como Petroecuador, Petroamazonas y CNT, donde sí se han anunciado desvinculaciones, que en total no llegan a los 1.500 funcionarios.

Según la Información Estadística Mensual publicada en la página web del Banco Central, el pago de sueldos del Sector Público no Financiero (SPNF) en 2018 fue de 10.672 millones, cifra que resulta de la suma de los sueldos del Presupuesto del Estado por 9.450 millones más los sueldos del resto del sector público por 1.222 millones.

A esta cifra, el Gobierno deberá disminuirle, al menos más de 500 millones este año, para poder cumplir con la meta establecida en el programa de Financiamiento con el FMI.

Hasta 2021, el ahorro en sueldos de la burocracia estatal debe llegar a los 1.000 millones de dólares. Esta meta, según Jaime Carrera, miembro del Observatorio de la Política Fiscal, será muy difícil de cumplir si el peso del ajuste sigue recayendo en la inversión pública y no en el gasto corriente.

 

 

(La Hora)