Opinión

¿Ahora las letras son números?

Joel Yánez Macías

@joeleljym

joeleljym@hotmail.es

Cuando somos pequeños no nos preocupamos tanto de las cosas, incluso nuestros estudios son más simples. Cuando estuvimos en primero de básica, nos enseñaron a escribir bien las palabras papa y mama, nos enseñaron a empezar a reconocer acentos, etc. Cuando fuimos creciendo nos empezaron a enseñar que 2+2 es igual a 4, y conforme teníamos más edad todo iba aumentando. Fue así como aparecieron las tablas de multiplicar y con ello lo contrario a la multiplicación: la división.

Entramos al colegio y nos enseñaron que eran los números racionales e irracionales, trabajamos de nuevo con quebrados y volvimos a ver la potenciación  las raíces. Quizá a nadie se le complico tanto, hasta el día en que el profesor o profesora ingreso por la puerta y nos dijo que íbamos a aprender acerca de las expresiones algebraicas. No falto el compañero que pregunto: “¿Qué es eso?”. La respuesta fue que eran expresiones que combinaban números y signos de operaciones. Dichas letras podían ser reemplazadas por cualquier otro valor. Y entonces no la compañera risueña que siempre decía algo ocurrente: “¿Ahora las letras son números?”.

Creo sinceramente que todos tenemos que afrontar aquella realidad; yo por ejemplo no veía el valor practico de aquellos problemas matemáticos que llenaban la pizarra. Sin embargo cuando uno tiene que afrontar verdaderos problemas de la vida, quedamos eternamente agradecidos a esos estudios que nos prepararon, a pesar de estresarnos, para algo mucho mayor.

Al igual que nuestro estudio, todo cambia, y hoy más que nunca debemos darnos cuanta del valor practico en el aprendizaje. Tanto es así que hasta para ingresar a la Universidad, la prueba contiene preguntas sobre razonamiento verbal, numérico y abstracto, con el fin de medir la capacidad en la resolución de problemas.

Todo en esta vida nos prepara. Yo en realidad pensaba que aquello del algebra no me valía tanto. Decía “en que parte de la vida va a aparecer la X+Y o algo así”.  Hoy me retracto y mejor me quedo en silencio, pues como dijo el científico Albert Einstein: “Si A es el éxito en la vida, entonces A = X + Y + Z. Donde X es trabajo, Y es placer y Z es mantener la boca cerrada”.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor