Economía

Agricultores experimentan nueva manera de sembrar papas

La nueva forma de sembrar papa aumenta la producción por planta. En Tungurahua cosecharon 50 toneladas de papa en una hectárea, frente a las 25 o 30 toneladas que deja la planta nacida de tubérculo

TUNGURAHUA. “Estamos contentos porque vemos algo diferente, porque hacemos algo que nunca hemos hecho”, expresó admirado Jorge Lliquín, luego de sembrar plantas de papas, en lugar del tradicional tubérculo.

Lliquín es semillerista de la comunidad Puculpala, ubicada en la parroquia Quimiag, en Riobamba, provincia de Chimborazo, y en su terreno se realizó la primera replantación experimental de plántulas de papa de las variedades Súper Chola, Cecilia, Victoria, Libertad y Josefina.

Lliquín, junto con otros integrantes de la comunidad, replantó una hectárea de plántulas de papa (denominada así la mata en su etapa de germinación hasta la producción de las primeras hojas verdes), provenientes de esquejes (ramas de la planta madre), multiplicados en el invernadero automatizado de producción de semilla básica de papa, administrado por el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), en Sangolquí, Pichincha.

“Para mí es una plantación nueva. Los técnicos nos han explicado que tendremos una semilla de alto nivel de producción”, dijo Lliquín, quien participó de la experiencia junto con los técnicos y profesionales del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) y del INIAP, de Chimborazo.

Fausto Yumisaca, responsable de la Unidad de Desarrollo Tecnológico del INIAP, en la provincia, destacó que el fin de la replantación es obtener primero una semilla base para, en un segundo replantado, sacar la semilla certificada y en una tercera siembra producir la papa con fines comerciales.

Se utiliza la reproducción en esquejes para multiplicar más rápida la planta y obtener mejor semilla. De un tubérculo se obtiene una planta, pero de una planta se pueden sacar 32 esquejes, detalló Yumisaca.

Una vez trasplantada la mata se demora un mes en adaptarse, luego inicia su ciclo normal de desarrollo del tubérculo (seis meses). La planta actúa de modo similar a la sembrada en tubérculo; necesita los mismos cuidados, tareas de mantenimiento y controles fitosanitarios.

La papa sembrada de ese modo tiene iguales características nutritivas de una planta sembrada con tubérculo.

El proceso de replantación de plántulas de papa está en Tungurahua, Pichincha, Carchi y Chimborazo. Cotopaxi se convertirá en la siguiente provincia en cosechar de modo experimental la papa. En dos meses más saldrá la producción.

El 70% de la producción de papa depende de la calidad de la semilla, lo que puede incidir en mejorar el precio del producto, a favor del productor.

Las comunidades aportan con la tierra, la mano de obra, una parte de la fertilización y los controles fitosanitarios. (MAGAP/La Nación)