Economía

Agregar vitamina D a la leche añade beneficios a la salud de las personas, señala investigación

Investigadores de la Universidad de la Sabana hicieron un llamado a las autoridades sanitarias para que, con base en los resultados de la investigación, se enfrente el problema de las deficiencias de macronutrientes que afectan la salud y la calidad de vida de miles de personas en el país.

La leche enriquecida con vitamina D ayuda a prevenir enfermedades respiratorias y diarreicas, según un estudio realizado por investigadores de la Maestría en Epidemiología de la Universidad de La Sabana en Colombia, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Míchigan y la Foundation for Research in Nutrition and Health en Estados Unidos.

El trabajo titulado *‘Increased Serum Total and Free 25-Hydroxyvitamin D with Daily Intake of Cholecalciferol-Fortified Skim Milk’ (*Aumento de la 25-hidroxivitamina D total y libre en suero con la ingesta diaria de leche descremada fortificada con colecalciferol), muestra los beneficios que tendría en la salud nutricional de las personas agregar vitamina D a la leche.

Los resultados de la investigación mostraron que agregar vitamina D a la leche, puede corregir deficiencias en el organismo, pues si bien la deficiencia severa de esta vitamina en el cuerpo puede desencadenar enfermedades como raquitismo y osteoporosis; niveles no tan bajos también pueden hacer que las personas sean más susceptibles a infecciones del tracto respiratorio y digestivo.

“En la actualidad, la vitamina D se considera una hormona que tiene prácticamente 200 funciones tanto metabólicas como inmunológicas y, particularmente, se le ha asociado mucho a la prevención de enfermedades respiratorias y diarreicas”, señaló el médico especialista y director de la Maestría en Epidemiología de la Universidad de la Sabana, Henry Oliveros, en una entrevista con Infobae.


Primera fase

El estudio se realizó en dos fases: la primera, en 2007 se incluyó a cerca de 4.000 niños en edad escolar en Bogotá, específicamente entre los 6 y 11 años, “se empezó a estudiar la seguridad alimentaria que tenían los refrigerios escolares que los niños recibían. La pregunta principal de la investigación fue si estos tenían algún impacto en las medidas antropométricas, no evidenciamos algún impacto negativo al respecto, pero sí encontramos otra cosa”, indicó el médico. (Lea en CONtexto ganaderoConsumo de hígado y lácteos mejora deficiencia de vitamina D, relacionada con muertes por COVID-19)

Los resultados mostraron que el 40 % de la población escolar, sujetos a estudio, tenían deficiencias de hidroxi vitamina D. Esto fue revelador porque “estamos en el trópico y al no tener estaciones; y al recibir la luz solar, estamos expuestos al sol; que es fundamental para la activación de esta vitamina”, manifestó Oliveros.

Añadió que “la vitamina D puede ser escasa, pero si nos asoleamos podemos superar o mantener unos niveles adecuados de esta, incluso, sin necesidad de acudir a suplementos”.


Segunda fase

La segunda fase de la investigación se realizó cuando se escogieron aleatoriamente 80 familias de las que hacían parte los niños que ya habían participado en el primer momento del experimento.

Con una edad más avanzada, entre los 12 y 13 años, los adolescentes, y también algunas madres de los menores, se sometieron durante 16 semanas a tomar leche suplementada con vitamina D. “Inicialmente 40 personas recibieron leche sin suplementación y otras 40 fortificada con vitamina D”, explicó el especialista.

Al finalizar el periodo del experimento, les tomaron nuevas muestras de sangre a todos los participantes. “Los resultados mostraron que quienes recibieron la leche con vitamina D habían incrementado de manera significativa sus niveles en el organismo”. (Lea en CONtexto ganaderoLácteos y vitamina D reducen el riesgo de enfermedades)

La explicación para la deficiencia de vitamina D en los seres humanos, fue principalmente el cambio de los hábitos en las nuevas generaciones: “encontramos entonces que la prevalencia de insuficiencia de hidroxi vitamina D en la población, se da por los nuevos hábitos que adquieren las personas, los muchachos ya no se exponen tanto al ambiente externo, y la gente usa muchos tipos de protección solar, ya sea en forma de cremas o con su propia vestimenta”, sostuvo el experto.

Además, señaló que “al estar en interior del país, no tenemos al alcance la vitamina D que se encuentra más que todo en alimentos como crustáceos, los mariscos, el pescado. Esto también contribuye a que haya una deficiencia”.


Propuesta

Ante estos resultados se plantea que la suplementación de la leche podría ser una medida efectiva para prevenir la deficiencia de esta importante vitamina en la población. Para los especialistas, además de contribuir a la prevención de enfermedades, también ayudará a reducir gastos en el sistema de salud.

Para lograrlo, desde la Universidad de la Sabana hicieron un llamado a las autoridades sanitarias para que, con los resultados de la investigación, se enfrente el problema de las deficiencias de macronutrientes que afectan la salud y la calidad de vida de miles de personas en el país.

Por:  EL PRODUCTOR