Internacional

Agosto profundiza la ola de violencia que golpea México

El mes pasado se cometieron 2.147 homicidios en el país, la cifra más alta en lo que va del Gobierno de Enrique Peña Nieto

ESPAÑA. El asesinato de María Villar Galaz, una española de 39 años, en el centro de México ha coincidido con la publicación mensual de delitos del Gobierno mexicano. Agosto ha superado a los dos meses anteriores y se ha convertido en el periodo más violento en los cuatro años de la presidencia de Enrique Peña Nieto. Hay que remontarse a mayo de 2012, al sexenio del panista Felipe Calderón, el mandatario del PAN que inició la ofensiva contra los cárteles del narcotráfico, para encontrar más averiguaciones previas que las abiertas el mes pasado por este delito.

Agosto registró 2.147 víctimas de homicidio en el país, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Es el segundo mes del año, junto con julio, que ha superado las dos mil víctimas de homicidios. La tendencia al alza se ha confirmado en la mayoría del país. 19 de los 32 Estados contabilizaron más asesinatos que el mes anterior.Veracruz fue el más violento con 229 muertes dolosas. La entidad gobernada por el polémico Javier Duarte, del PRI, ha documentado 872 homicidios en los primeros ocho meses del 2016. Ya ha superado al total de asesinados en 2015 (615) y 2014 (569). Alejandro Hope, un analista en seguridad pública, ha señalado en une entrevista en Televisa que una cifra tan alta podría responder al hallazgo de varias fosas con cadáveres.

Otros tres Estados también han superado en ocho meses la cifra de 2015. El caso más extremo es el de Colima, una región de algo más de 5.000 kilómetros cuadrados en el Pacífico con 600.000 habitantes. El Estado solía ser tranquilo hasta que el cártel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación comenzaron a disputarse su control. Hasta el momento se han contado 393 personas asesinadas. La tragedia se ha triplicado desde 2014, cuando hubo 110 homicidios.

En Zacatecas sucede algo similar porque la violencia registra un crecimiento pronunciado desde 2014. Ese año la entidad en el centro del país tuvo 128 asesinatos. Un año después los peritos levantaron 289 cuerpos. La fiscalía local contó 361 víctimas en el Estado hasta el mes de agosto. La tercera entidad que ha superado su marca del año anterior es Campeche, con 60. En 2015 tuvo 59.

Pero los casos más preocupantes son Nuevo Léon y Michoacán. En julio, los analistas habían alertado de la descomposición sufrida por ambos Estados. El Gobierno de Peña Nieto intervino Michoacán (oeste) en 2014 después de meses de enfrentamientos entre cárteles y autodefensas, civiles levantados en armas. La mano del Gobierno, que envió a un cuestionado zar a pacificar la zona, logró disminuir los homicidios dolosos. En 2014 tuvo 1085 y 943 un año después. El 2016 va camino de enterrar los logros. Se han documentado 920 asesinatos.

Nuevo Léon fue desde 2010 el campo de batalla de Los Zetas y el Cártel del Golfo. El orgullo empresarial del norte del país se convirtió en un Estado con miles de desaparecidos y tiroteos en las calles. Los gobiernos local y federal comprometieron dinero y esfuerzos en revertir una ola de violencia que dejó 2.177 muertos en 2011. En 2016, la entidad gobernada por el independiente Jaime Rodríguez El Bronco está a cinco muertes de superar los 451 homicidios de 2015.

Secuestro y extorsión

En los primeros ocho meses del año, los delitos de secuestro y extorsión se han mantenido casi al nivel que el mismo periodo de 2015. Hasta agosto, en el país se han secuestrado 867 personas. En 2015 fueron 869 víctimas. El delito ha repuntado de forma importante en el Estado de México, que registra 187 secuestros hasta agosto, la misma cifra que su fiscalía reportó en todo 2015. Activistas antisecuestro como Isabel Miranda de Wallace, sin embargo, han dicho que existe una gran cifra negra en este delito. Muchos familiares no denuncian por temor de que los criminales puedan vengarse asesinando a las víctimas.

A pesar de que agosto ha sido el segundo mes con más víctimas de extorsión en 2016 el delito presenta una ligera disminución si se compara con los primeros ocho meses de 2015. En ese entonces habían sido 3.682 las personas afectadas contra las 3.383 de este año. (El País/La Nación)