Opinión

AGENDA AGROPECUARIA 2024

Ing. agro. Brenda Mendoza Pimentel

MSc Manejo de Recursos Naturales Renovables

FORO AGROPECUARIO ECUATORIANO

 

Considerando la realidad en la que nos desenvolvemos actualmente en los sectores agropecuarios ecuatorianos, es menester indicar que gran parte de la problemática que atravesamos ha sido causada por el olvido de los diferentes gobiernos que han estado al frente.

No obstante, el individuo que transita y desarrolla actividades en los mencionados sectores es gente emprendedora y sobre todo resiliente que se levanta una y otra vez con ímpetu a pesar de las vicisitudes ya sean de orden climatológico, sociopolítico, etc.

Lo antes expuesto nos lleva realizar algunos planteamientos que nos ayudarán a impulsar primordialmente la creación de una política de estado que desarrolle realmente una seguridad alimentaria no solo en el presente sino para las futuras generaciones.

Ahora que se está trabajando en la construcción de una agenda agropecuaria, hemos tenido la oportunidad de ofrecer algunos aportes para tal contenido; desde mi óptica puse a consideración de los colegas el siguiente material, como es lógico debemos indicar hacia donde vamos, de modo que planteamos los siguientes objetivos:

  • Mejorar la seguridad alimentaria y alimenticia
  • Reducir el impacto ambiental
  • Desarrollar resiliencia frente al cambio climático
  • Fomentar el desarrollo rural y equidad social

Analizando la alternativa de desarrollar una agricultura con enfoque en los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible: ODS 2: Hambre Cero; ODS 6: Agua Limpia y Saneamiento; ODS 12:  Producción y Consumo Responsables; ODS 13: Acción por el Clima; ODS 15: Vida de Ecosistemas Terrestres; ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos.

Pensamos que es necesario realizar un análisis de las prácticas agrícolas actuales y su impacto en los ODS, también es aconsejable proceder a la Identificación de áreas de mejora en términos de sostenibilidad. Posteriormente podremos tomar decisiones que nos van a ayudar para optimizar la calidad y fertilidad de los suelos a través de prácticas de conservación.

Asimismo, es recomendable retomar los programas de desarrollo rural que se fueron dejando de lado, a fin de desarrollar capacidades en los agricultores transfiriendo tecnologías y metodologías recientes, factores que unidos a la experiencia de estos nos conducirán a una mejora significativa en los índices de productividad y a la vez cuidando el planeta con labores agrícolas sostenibles.

De la misma manera es indispensable garantizar el acceso equitativo al agua potable segura y asequible para todos.

Cabe indicar que la coordinación interinstitucional, así como los acuerdos y compromisos que se establezcan son fundamentales para cumplir metas en beneficio de un conglomerado.